El crecimiento de la eurozona se atenúa en mayo por la paralización de la demanda

El optimismo respecto de la actividad futura cae a mínimos de los últimos cuatro años y medio

Irene Hernández
Bolsamania | 23 may, 2019 10:22 - Actualizado: 10:32
europeennes-une-quinzaine-de-listes-francaises-publiees-samedi

El ritmo de crecimiento económico de la zona euro siguió atenuado en mayo debido a una falta de expansión de la demanda. Mientras, el optimismo respecto de la actividad futura cae hasta mínimos de los últimos cuatro años y medio. Así lo reflejan los índices PMI publicados este jueves por la consultora Markit, cuya lectura decepciona al caer todos por encima de lo esperado.

En concreto, el PMI compuesto de la actividad total de la zona euro se situó en 51,6 en el quinto mes del año, lo que supone que apenas aumentó frente a la lectura de 51,5 de abril. Esta cifra tan débil ubica al crecimiento económico para el segundo trimestre en el mismo nivel que el crecimiento poco satisfactorio del primer trimestre y entre los más bajos registrados desde mediados de 2013.

Mientras, el índice PMI de actividad comercial del sector servicios se situó en 52,5, frente a 52,8 de abril, señalando su mínimo de los cuatro últimos meses. El del sector manufacturero se situó en 47,7, en comparación con 47,9 del mes anterior, en mínimos de los dos últimos meses.

El crecimiento de los nuevos pedidos volvió a debilitarse en mayo hasta registrar un aumento casi insignificante, después de aumentar hasta máximos de cinco meses en abril. Los nuevos pedidos para exportaciones volvieron a decaer intensamente, por octavo mes consecutivo, aunque el declive fue menos intenso que el de los dos meses anteriores.

Las empresas han revisado a la baja sus expectativas de crecimiento para los próximos doce meses, hasta el nivel más bajo desde octubre de 2014

El sector manufacturero registró una vez más las condiciones más difíciles, puesto que la producción decreció por cuarto mes consecutivo y los nuevos pedidos disminuyeron por octavo mes, debido a una nueva caída intensa de los pedidos para exportaciones. No obstante, los ritmos de declive de la producción, los nuevos pedidos y las exportaciones se atenuaron por segundo mes consecutivo.

El sector servicios siguió indicando crecimiento, pero la tasa de expansión fue la más débil desde enero pasado debido al tenue crecimiento de los nuevos pedidos. Con la excepción del periodo de debilidad observado a fin del año pasado, los niveles de nuevos pedidos recibidos fueron los más bajos desde 2014.

Por lo que respecta a los indicadores a futuro, las empresas han revisado a la baja sus expectativas de crecimiento para los próximos doce meses, hasta el nivel más bajo desde octubre de 2014. Las perspectivas han alcanzado su mínima desde 2014 en el sector servicios y se han mantenido entre las más pesimistas desde 2012 en el sector manufacturero, a pesar de que aumentaron por segundo mes consecutivo en este último sector.

La casi paralización del nivel de nuevos pedidos y el deterioro del optimismo hicieron que las empresas revisaran sus planes de contratación, lo que generó el crecimiento conjuntamente más débil del empleo desde septiembre de 2016. El empleo en el sector manufacturero decreció por primera vez desde agosto de 2014, registrando el ritmo más intenso de disminución desde noviembre de 2013. En comparación, las empresas de servicios se mantuvieron más optimistas a la hora de contratar personal nuevo, pero de todos modos el aumento neto de la creación de empleo se atenuó frente a la máxima de seis meses registrada en abril pasado.

"La economía de la zona euro se mantuvo encallada en el desánimo en mayo"

Por países, el crecimiento siguió aumentando en Alemania, gracias a una expansión sostenida del sector servicios y a una atenuación del ritmo de declive de la producción manufacturera. Sin embargo, el volumen de nuevos pedidos decreció y la creación de empleo en general fue la menor en poco más de tres años. El sector manufacturero alemán sigue atravesando uno de los peores periodos desde 2009, indicando una intensa caída de las exportaciones, que se tradujo en un mayor recorte del empleo en mayo. Mientras que el sector servicios se mantuvo más resistente, su crecimiento alcanzó su mínima de cuatro meses y las expectativas de actividad futura se situaron en su mínima conjunta desde 2014.

El crecimiento también ha mejorado en Francia, aumentando hasta máximos de seis meses, pero se mantuvo moderado y apenas por debajo de la media para la zona euro. El crecimiento se ha acelerado levemente en el sector servicios pero la reciente desaceleración en el sector industrial mostró indicios de llegar a su fin, por lo que la actividad total se acercó a la estabilidad. De todos modos, las expectativas respecto al futuro volvieron a caer, deteriorándose en ambos sectores.

En el resto de la región, el crecimiento de la actividad empresarial total registró mínimos desde noviembre de 2013, acercándose ahora al nivel de ausencia de cambios tanto en el sector manufacturero como en el sector servicios, puesto que los volúmenes de nuevos pedidos se redujeron (aunque solo marginalmente) por primera vez desde julio de 2013.

Desde Markit comentan que "la economía de la zona euro se mantuvo encallada en el desánimo en mayo, aumentando los indicios de que sólo se obtendrá un modesto crecimiento en el segundo trimestre". "El sentimiento reflejó la preocupación sobre la previsión de un menor crecimiento económico, indicios de una reducción de las ventas y un aumento de la incertidumbre geopolítica, mientras que se mencionaron las crecientes guerras comerciales y los problemas del sector automotriz como causas concretas de inquietud".

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión