bitcoin1

El mercado era plenamente consciente de que la toma de beneficios en el bitcoin tenía que llegar. Pero lo que muchos esperaban que ocurriera cuando la creación de Satoshi Nakamoto rebasara el hito histórico de los 20.000 dólares, parece haber sucedido a 500 dólares de distancia de la mejor marca de obtenida jamás por la moneda de cifrado. Las constantes subidas hasta el máximo de tres años en 19.500 dólares, que ha marcado en algunas casa de cambio, se han visto reemplazadas por caídas que han llegado a ser del 11% este jueves, con el precio de 16.000 dólares como soporte a tener en cuenta.

La corrección ha llegado al mercado por sorpresa y ha causado un desplome de doble dígito para la mayoría de 'altcoins' -más de 15% para ethereum, del 22% para ripple o del 20% para bitcoin cash-, lo que ha dejado una mordida en la capitalización total de cerca del 12% -apenas supera el medio billón de dólares-, mientras el acumulado del bitcoin repliega posiciones hasta 321.000 millones de dólares, desde el hito histórico de 350.000 millones de esta misma semana.

“Actualmente, cotizando a la baja alrededor del 10%, el bitcoin se enfrenta a su primera prueba real de presión de venta en algún tiempo, testeando la media móvil de 20 días”, señala Adam Vettese, analista de eToro. “La toma de beneficios siempre fue inevitable y los inversores ahora intentarán comprender si se trata de una reversión en el impulso alcista o una mera pausa antes de otra oportunidad de conquistar los 20.000 dólares”, analiza.

Además, el hito de 2017 es un brutal nivel de resistencia desde donde entrará en subida libre, señala José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía, por lo que era previsible que fracasara en su primer intento. El criptoactivo ha aumentado un 75% en los últimos tres meses y desde los mínimos de marzo, se ha disparado un asombroso 400%, lo que justifica una corrección del impulso previo para tomar aire y volverlo a intentar por encima de los 20.000 dólares.

Con todo, el movimiento vivido no se puede considerar una “verdadera carrera alcista”, según Naeem Aslam, analista de Ava Trade. “Hasta ahora hemos asistido a una recuperación”, asevera, ya que el “verdadero rally sólo comenzará cuando el precio supere los 20.000 dólares”. La última vez que la creación de Satoshi Nakamoto escaló esta cota sufrió una brutal corrección que la llevó a caer hasta 3.000 dólares en el año siguiente. Desde entonces, ha madurado lo suficiente como para “romper este nivel y empezar el siguiente movimiento hasta el objetivo de 50.000 dólares”, explica Aslam.

Así, en general el sentimiento es positivo en estos activos y "hay algunas estimaciones que predicen que el bitcoin podría llegar a los 89.000 dólares a finales del próximo año", comenta Simon Peters, analista de eToro. Esta vez el panorama es diferente ya que la primera oleada de subidas se debió a una temprana adopción por parte de unos pocos y de los verdaderos creyentes en la tecnología, mientras que la segunda fue fruto del interés de los inversores especulativos. En esta ocasión obedece a un mayor interés corporativo e institucional -Starbuck's ha realizado pruebas para aceptar bitcoins, la empresa de pagos Square de Dorsey ha comprado bitcoins y el Greyscale Bitcoin Trust de Estados Unidos continúa aumentando sus activos y, por tanto, adquiriendo más bitcoins.

La cripto por antonomasia también ha vuelto a poner en juego su papel de activo refugio este 2020 entre la crisis del Covid y las elecciones de EEUU. Y a todo lo anterior hay que añadir el 'halving' de mayo, cuando la oferta de nuevas 'criptos' en circulación se redujo a la mitad, lo que incrementa intrínsecamente el precio. De hecho, estas continuadas reducciones, que se sucederán hasta que se mine el último bitcoin -el suministro total está fijado en 2021 y se prevé que se alcance en 2140-, dan fuerza a aquellos que se fijan en este activo desde el punto de vista meramente de la inversión.

Noticias relacionadas

contador