El mercado exige a China y EEUU más claridad en su pacto comercial

Los expertos consideran positivo el anuncio, pero quieren un texto firmado

César Vidal
Bolsamania | 15 oct, 2019 06:00 - Actualizado: 11:36
ep el presidente de los estados unidos donald trump
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump Michael Brochstein/ZUMA Wire/dpa

El viernes, Estados Unidos y China acordaron un acuerdo comercial parcial. Pekín importará más productos agrícolas, y Washington suspenderá el aumento de aranceles programado para el 15 de octubre. Aparentemente, China también está dispuesta a hacer concesiones sobre el robo de propiedad intelectual, la apertura de servicios financieros y la política cambiaria.

Keith Wade, economista jefe de Schroders, recuerda que "ya hemos estado en esta situación antes", en referencia a la tregua que se declaró en diciembre de 2018. "No creemos que esta tregua sea más duradera, por lo que las recientes negociaciones ofrecen poco consuelo a los inversores", afirma.

Wade valora que hasta el momento "no se habla de un mecanismo de aplicación" y lo anunciado hasta ahora por China "apenas es una concesión", ya que necesita "más suministros de alimentos". Además, su apertura financiera "ya está en marcha" y lo único que han hecho es "comprar un par de meses de respiro" para que EEUU no imponga más aranceles.

En su opinión, Pekín jugará con el as en la manga del calendario electoral en EEUU para intentar arrancar concesiones a Trump en materia de "transferencia forzada de tecnología y política industrial". En su opinión, la reunión del APEC (Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico) en noviembre debe servir para firmar por escrito un acuerdo, ya que Donald Trump y Xi Jinping tienen previsto reunirse.

"Somos escépticos de que este acuerdo sobreviva hasta finales de año. En consecuencia, seguimos esperando una nueva escalada de la tensión, aunque es posible que el plazo para la aplicación de los aranceles se aplace hasta el primer trimestre del año que viene", concluye este experto.

Patrik Lang, director de renta variable de Julius Baer, es más positivo y afirma que el acuerdo aún debe redactarse y podría firmarse en la cumbre de Chile en noviembre. Sin embargo, añade que "este aún no es el final del conflicto comercial, sino claramente un movimiento hacia la reducción de las tensiones y un paso en la dirección correcta". Su pronóstico es que se produzcan "más movimientos en esa dirección en los próximos meses", lo que "debería respaldar las acciones, especialmente los valores cíclicos y las acciones de valor".

Por su parte, Sophie Altermatt, economista del banco suizo, espera que el PIB chino frene su crecimiento hasta el 6% en el tercer trimestre. En su opinión, la tregua comercial "no eliminará la presión sobre la economía", ya que el acuerdo anunciado mantiene en vigor los aranceles impuestos hasta la fecha y no elimina los previstos por EEUU para diciembre. Tampoco soluciona nada en lo referente a los derechos de propiedad intelectual ni a los subsidios chinos a sus empresas públicas.

Esty Dwek, estratega de Natixis IM, no espera "una resolución rápida en torno a un acuerdo más amplio” y añade que la Fase Dos (del posible acuerdo) podría ser discutida "durante semanas y meses", lo que sugiere que los aranceles previstos para diciembre serán suspendidas también.

Aunque esta experta no espera que se dé marcha atrás en las tarifas impuestas este año. "Los dos implicados se han mantenido aparte de los asuntos más espinosos y el acuerdo de la semana pasada solo ha reforzado acciones que China ya estaba tomando”, afirma.

“La tecnología ha quedado fuera de este acuerdo, pero podríamos ver algunas mejoras en el frente de Huawei en las próximas semanas, ya que las negociaciones continuarán hasta el 17 de noviembre, cuando expira la licencia actual de Huawei”, comenta.

Esta estratega prevé que se anuncien nuevos avances en materia comercial, tanto en la cumbre de la APEC a mediados de noviembre, como en la cumbre del G-20 a finales del mismo mes. “Ambas partes están incentivadas para que este acuerdo sea el comienzo de una mejoría de sus relaciones comerciales", señala.

En su opinión, Trump "necesita un golpe ganador" en el contexto económico actual y dado el proceso de impeachment. Además, tiene que ser "muy cuidadoso para evitar una brusca recesión en su año de reelección". Su pronóstico es que los mercados pueden seguir evolucionando al alza, tanto porque las previsiones de resultados corporativos habían sido demasiado pesimistas, como por los avances en el frente comercial. “Si la tregua dura hasta noviembre y consiguen detener los aranceles previstos en diciembre, veremos un apoyo continuo para los mercados”, concluye.

Jin Zhang, gestor de Vontobel Asset Management, considera que el acuerdo es áun "una tentativa y está incompleto, pero es significativo". Aunque todavía hay muchas incertidumbres, espera que "se formalice pronto y sea duradero". Para este experto, a ambos países les intersa "alcanzar un acuerdo formal en las próximas semanas".

Para EEUU, el acuerdo no sólo reduce el riesgo de recesión en el futuro, sino que también abre mercados de un tamaño potencialmente muy grande. "El sector financiero es el que más se beneficiará de la apertura del mercado chino", afirma. No obstante, añade que "el sector tecnológico sigue en el limbo" y duda de que se produzcan avances en esta materia. "Es importante reconocer que la 'guerra tecnológica' está en curso y que el problema subyacente no puede resolverse de forma real", afirma Zhang.

Su conclusión es que "alcanzar un acuerdo de este tipo reduce las incertidumbres en el mundo", aunque "el mercado tardará en apreciar su impacto positivo". Por último, opina que "Europa también debería beneficiarse de la reducción del riesgo de caídas" para las bolsas.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión