ep la presidenta del banco santander ana botin
La presidenta del Banco Santander, Ana BotínEduardo Parra - Europa Press - Archivo
1,59€
  • -0,11€
  • -6,22%

Ana Botín acumula millonarias minusvalías con sus últimas compras de acciones del Banco Santander. La presidenta de la entidad ha comprado 6,58 millones de acciones desde octubre a un precio medio de 3,53 euros por acción, pero el valor cotiza ahora en niveles de 1,92 euros.

En total, Botín ha invertido 23,23 millones de euros en esta cartera de acciones, pero su valor actual de mercado es de 'tan sólo' 12,63 millones de euros, por lo que la presidenta del banco español más importante acumula una minusvalía de 10,6 millones de euros desde octubre.

El pasado mes de diciembre, la dirigente compró 3,28 millones de acciones de la entidad por un total de 12,1 millones de euros. Esta compra se sumó a la adquisición de un millón de títulos en octubre por 3,6 millones de euros.

A finales de enero, compró otro millón de acciones de la entidad por 3,66 millones de euros. Y a finales de febrero, compró otro millón más de títulos a un precio medio de 3,32 euros por título. Y su última compra ha sido la adquisición de otras 300.000 acciones a un precio medio de 1,83 euros por título, lo que supone un desembolso cercano a los 550.000 euros.

Ana Botín comparte así el 'dolor' que sienten muchos accionistas minoritarios del banco que preside. La acción del Santander acumula una caída superior al 50% desde su máximo anual de 3,96 euros marcado en febrero, justo antes de la crisis del coronavirus.

A nivel técnico, el título está agarrándose como a un 'clavo ardiendo' a su mínimo anual de 1,77 euros, que a su vez coinciden con los mínimos de 2009. Un buen punto de entrada para los expertos pero que supone grandes minusvalías para Botín en sus últimas compras y también para los minoritarios, a cuyo dolor se suma la cancelacion del tradicional dividendo por las exigencias de los reguladores europeos.

La semana pasada, Santander cayó con fuerza tras perder 10.798 millones de euros hasta junio por una actualización de su fondo de comercio, debido al deterioro de las perspectivas económicas como consecuencia de la crisis del Covid-19.

"Aunque el beneficio atribuido se ha visto afectado por la actualización contable sin efecto en caja del valor del fondo de comercio y de los DTAs debido al impacto de la pandemia en las previsiones económicas, esta revisión no afecta a la fortaleza de nuestro balance. Las bases de nuestro negocio son sólidas, con un nivel de capital en la parte alta de nuestro objetivo", señaló Ana Botín.

Pero sus palabras, así como sus compras de acciones, no han logrado convencer a los inversores, que siguen castigando al valor por sus negativas previsiones para los próximos trimestres. Este martes, los analistas de Barclays recortaban la valoración de sus acciones hasta 2,90 euros desde 3,10 euros, aunque mantenían su consejo de sobreponderar.

El banco británico rebajó sus estimaciones previas sobre los beneficios para 2020, 2021 y 2022 un 11%, un 10% y un 5%, respectivamente. Así las cosas, mucho tiene que cambiar el escenario y mucho tiene que rebotar Santander para que desaparezcan las minusvalías de Ana Botín en sus últimas compras de acciones.

Noticias relacionadas

contador