La OCDE prevé que Italia sufra una recesión del 0,2% en 2019

Pide a Roma a revertir la reforma de la jubilación y reducir la cobertura de la renta ciudadana

Bolsamanía
Europa Press | 01 abr, 2019 16:28 - Actualizado: 16:52
italiaduda

La economía italiana, la tercera mayor de la zona euro, sufrirá una contracción del 0,2% en 2019, mientras que un año después el ritmo de crecimiento apenas alcanzará el 0,5%, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que anticipa un déficit del 2,5% del PIB este año, por encima del 2,04% previsto por el Gobierno del país transalpino para 2019, mientras que recomienda a Roma revertir la reforma de las pensiones y reducir el alcance de la renta ciudadana.

En concreto, los nuevos pronósticos de la OCDE para Italia contemplan una caída de la actividad económica del 0,2% en 2019 y una expansión del 0,5% en 2020, cuando en su anterior previsión anticipaba un crecimiento del 0,9% para este año y el próximo.

De este modo, el 'Club de países ricos' proyecta que la tasa de paro de Italia cerrará 2019 en el 12% y subirá un décima el año que viene, mientras que el déficit presupuestario incumplirá las previsiones del Gobierno italiano, situándose en el 2,5% en 2019 y el 3% el próximo año.

En su análisis anual de la economía transalpina, la OCDE ha advertido de que Italia se enfrenta al doble reto de reactivar el crecimiento y hacerlo más inclusivo al mismo tiempo que logra embridar la trayectoria de la deuda pública, que en 2019 alcanzará el 134% del PIB y subirá al 135% un año después.

"Italia continua sufriendo de problemas sociales y económicos de larga duración", señala la institución, recordando que los estándares de calidad de vida en términos de PIB por habitante se mantienen en niveles semejantes a los registrados en el año 2000 y un 8% por debajo de los máximos registrados antes de la crisis.

"Abordar los retos estructurales de Italia requiere de un paquete multianual de medidas para lograr un crecimiento más fuerte e inclusivo, así como para restaurar la confianza en la capacidad reformadora del país", añade.

En este sentido, la OCDE insta a Roma a no dar marcha atrás en las medidas adoptadas en años anteriores, subrayando la importancia de impulsar la credibilidad fiscal de Italia estableciendo un plan a medio plazo en el marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE con el objetivo de elevar el superávit primario.

Asimismo, la organización con sede en París ha expresado la necesidad de completar las reformas de los bancos cooperativos y mutuas, así como finalizar el régimen de insolvencia.

ABANDONAR LA ECONOMÍA SUMERGIDA.

Por otro lado, la OCDE reclama a Roma "revertir los cambios en las normas para la jubilación anticipada introducidos en 2019 y preservar el vínculo entre la edad de jubilación y la esperanza de vida", mientras que también recomienda "rebajar y reducir las prestaciones de la renta ciudadana" para estimular a los beneficiarios a buscar empleo más allá de la economía sumergida, introduciendo prestaciones para los trabajadores de ingresos bajos.

"La economía italiana tiene muchas fortalezas", declaró el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, durante la presentación del informe este lunes en Roma, donde destacó que las exportaciones, el consumo privado, los flujos de inversión y un sector manufacturero dinámico han impulsado el crecimiento en los últimos años, mientras que "las reformas del mercado laboral han ayudado a elevar la tasa de empleo en 3 puntos porcentuales desde 2015".

Pero el país sigue enfrentando importantes desafíos económicos y sociales ", agregó. "Abordarlas requiere un paquete de reformas de varios años para lograr un crecimiento más sólido, más inclusivo y sostenible, y reavivar la confianza en la capacidad de reforma".

Sin embargo, el mandatario mexicano apuntó que sin unas políticas impositivas y unas cuentas públicas sostenibles el margen para mejorar las infraestructuras, ayudar a los pobres y prestar servicios será limitado.

"El diseño de presupuestos dentro del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE, que deberían implementarse de manera pragmática, ayudaría a fortalecer la credibilidad de la política fiscal italiana y reduciría su prima de riesgo", añadió Gurría, destacando que esto contribuiría a salvaguardar la estabilidad de los bancos italianos.

Te Regalamos un número de la revista Estrategias de Inversión