Los planes de las gestoras de la City para vender sus fondos en Europa tras el Brexit

Luxemburgo e Irlanda son su salvavidas, con gamas replicadas y centros de negocio en esos países

  • Los reguladores financieros de Europa y UK han llegado a un acuerdo para echar un cable a la industria
sans-brexit-d-ici-juillet-les-britanniques-devront-voter-aux-europeennes
El 29 de marzo acaba el plazo para que UK abandone la UE

Falta mes y medio para que venza el plazo del Brexit y, por el momento, el no acuerdo entre la Unión Europea y el Reino Unido sigue abocando a una separación dura de este segundo. No obstante, a pesar de los miedos ligados a las empresas de uno y otro lado, el sector de las gestoras de fondos de la City está relativamente tranquilo. Aunque a priori iba a ser uno de los más afectados, la mayoría de las firmas de inversión ya se han protegido por adelantado. Luxemburgo e Irlanda son su salvavidas. Además, los reguladores financieros de Europa y el Reino Unido han llegado a un acuerdo para echar un cable a la industria y facilitar la transición.

M&G, una de las grandes gestoras londinenses, empezó a proteger sus intereses y los de sus clientes fuera del Reino Unido en octubre de 2016, “independientemente del resultado final del Brexit”. Primero estableció una sicav luxemburguesa dirigida a inversores minoristas, después creó una estructura jurídica en Luxemburgo y más tarde transfirió los activos no denominados en libras a fondos equivalentes –las mismas estrategias de inversión y los mismos equipos gestores- en su plataforma del Gran Ducado. Según la firma, esta transferencia de activos para la gama completa finalizará en marzo.

La escocesa Aberdeen Standard tiene desde 1990 una gama de fondos transfronterizos domiciliados en Luxemburgo y más recientemente, ha establecido un centro de negocios europeo en Dublín. Además, tiene oficinas en toda Europa. Según Álvaro Antón, country head de la gestora para Iberia, “como una firma global de gestión de activos que somos, nos hemos estado preparando para los diferentes escenarios bajo los cuales el Reino Unido podría dejar la UE”. El directivo afirma que “nuestra prioridad es asegurar, sean cuales sean las circunstancias en las que el Reino Unido abandone la UE, que estamos en la mejor posición posible para proporcionar continuidad en los servicios para nuestros clientes”.

“Europa es un mercado central para Merian y lo seguirá siendo después del Brexit”, afirman desde la gestora Merian Global Investors (la antigua Old Mutual). Sus clientes europeos invierten, sobre todo, a través de sus fondos domiciliados en Irlanda. No obstante, para extender esta presencia, la firma ha recibido la aprobación del regulador para establecer en Dublín una gestora local, y “prevemos que estará lista antes de la fecha límite del Brexit”. Merian tiene más de 35.600 millones de euros bajo gestión, de los cuales más de 3.200 millones proceden de la región de Iberia.

ACUERDO DE COOPERACIÓN ESTRE ESMA Y LA FCA

Para facilitar el tránsito, echar un cable a la industria y proteger a los inversores en fondos, los reguladores financieros de la UE y el Reino Unido han firmado un ‘memorando de entendimiento’ con el fin de poner en marcha un marco de cooperación entre ambos mercados. Entre otros aspectos, ESMA y la FCA cooperarán en materia de supervisión e intercambio de información.

Hoy día, la gran mayoría de gestoras europeas, las británicas entre ellas, tienen registrados sus fondos en Luxemburgo o, en su defecto, en Irlanda, plazas donde el ‘pasaporte europeo’ para los productos financieros es un estándar reconocido en todos los países. No obstante, también muchas de estas gestoras, aun teniendo sus fondos (o una réplica de ellos) en Luxemburgo o Dublín, tienen delegada su gestión en los equipos de Londres, ya que las grandes sedes de las gestoras están en la City. Sin embargo, con el Brexit esto cambia.

La normativa UCITS, de los fondos ‘tradicionales’, prohíbe expresamente delegar la gestión de los productos a gestoras no europeas. Al salir el Reino Unido de la UE, este sería el caso. Pero hay una salvedad que la regulación recoge. Si hay un acuerdo de cooperación entre el regulador europeo y el del tercer país en cuestión, sí se podría seguir implementando este esquema. Y, precisamente, este es el memorando que han firmado ESMA y la FCA, por lo que el statu quo se mantendría y las gestoras y sus inversores no se verían afectados.

Pero una gran parte de entidades ya habían tomado decisiones ante el Brexit, entre las más comunes establecer un centro de negocio o una gestora local en Luxemburgo o Dublín, llevando a esas nuevas oficinas gente de middle y back office. Con esta fórmula, también los inversores se quedarían como hasta ahora, ya que el fondo que tienen estaría registrado en un país europeo cuya gestora está en suelo europeo.

OTROS CASOS

“Contamos con una dilatada trayectoria en el Reino Unido y en Europa continental, y hemos finalizado la ampliación de nuestra oficina de Luxemburgo”, afirma Ignacio de la Maza, responsable de ventas para Iberia y Latinoamérica y del canal minorista para Europa continental de Janus Henderson. En su opinión, “nos encontramos en una situación idónea para seguir prestando servicio a nuestros clientes de todo el mundo tras el Brexit”, ya que “la mayoría de nuestros inversores europeos ya han invertido en nuestras gamas de fondos luxemburgueses o irlandeses”. En su caso, la afirma se ha resguardado por la doble vía.

La estadounidense Invesco tiene en el Reino Unido una filial como también tiene otras en Europa continental y en otras regiones. Es decir, que “nuestro negocio no depende ni está basado en el Reino Unido, sino en Europa continental”, puntualizan desde la gestora, y añaden que “incluso, legalmente es así”. Por ejemplo, la sociedad española es una filial de la matriz francesa.

Pero, ¿qué ocurre con los inversores que todavía tengan posiciones en fondos de derecho británico? Janus Henderson no tiene previsto trasladar a los clientes de la UE que hayan decidido invertir en un fondo domiciliado en el Reino Unido, puesto que “actualmente, no existen motivos para ello”. Para De la Maza, “el Brexit no debería afectar a la capacidad de los inversores actuales para seguir manteniendo sus inversiones [en estas estrategias]”, pero reconoce que “estamos estudiando si Janus Henderson podrá seguir comercializándolas en la UE”.