Bolsamania

VW Beetle Furbie, coche y mascota


Los crossovers son lo más popular en este momento en la industria del motor, pero este Volkswagen Beetle de 1978 no es el tipo de crossover al que estamos acostumbrados. Tampoco es habitual ver vehículos a los que le ha “crecido” pelo en la chapa de la carrocería.

El VW Beetle Furbie nos muestra un modo muy original de tunear un vehículo que ya podemos calificar como clásico. También sirve para ilustrar el modo en el que un coche puede ser al mismo tiempo coche y mascota. La clave: llenarlo de pelo por todas partes, tanto por dentro como por fuera. Seguro que el resultado horrorizará a muchos, aunque a otros tantos les dará ganas de achucharlo.

Tan curioso automóvil salió a la venta en el portal británico AutoTrader al precio de £ 4,900 (aproximadamente unos 5.700 €): Fue bautizado con el nombre de Furbie por su propietario, que lo describe como un coche “que llama la atención donde quiera que vaya y hará sonreír a todo el mundo”.

el-

Sí, el VW Beetle Furbie para una exhibición está bien. Pero, ¿para tenerlo en el garaje de casa? Debe ser realmente costoso el mantenimiento de esa pelambrera, a la que habrá que “peinar” y limpiar constantemente. No parece de entrada la opción más higiénica. Por otra parte, por buscarle alguna ventaja, la capa de pelo hace que el coche sea ideal para los meses fríos de invierno.

Y, no menos importante: un texto impreso en el exterior nos explica que “ningún animal fue lastimado en el proceso de producción de este vehículo”. Así que todos tranquilos.

He aquí algunos vehículos similares:

Fotos – The Sun