Bolsamania

Un coche real construido con 500.000 piezas de Lego

 

coche-lego

¿Buscando los juguetes para regalos de Navidad de última hora? Aquí tienes uno que hará las delicias tanto de los grandes como los pequeños: un coche real construido con más de medio millón de piezas de Lego. ¡Y funciona de verdad! Por desgracia, no está a la venta. De momento.

El invento ha sido presentado a la prensa esta semana en Australia, con un paseo por las calles de Melbourne. Debemos esta obra de mecánica, imaginación y paciencia (pues hace falta mucha para colocar todas esas minúsculas piezas en su sitio) a dos hombres: un empresario local llamado Steve Sammartino y su socio  rumano Raul Oaida.

Todo gracias a Twitter

fullsize-lego-car-14-1

Lo más llamativo de la historia es cómo surgió. Al parecer, Sammartino publicó un mensaje en Twitter donde solicitaba inversores para “un micro proyecto súper impresionante”, sin especificar cuál.

Usando el sistema del crowdfunding, cada vez más en boga, el australiano pedía donativos de entre 400 € y 800 €para poner en marcha una idea que iba a asombrar el mundo. Con ese tweet consiguió atraer y convencer a 40 patrocinadores.

Con el dinero en la bolsa, Sammartino y Raul Oaida se pusieron manos a la obra y en 18 meses de trabajo consiguieron convertir en realidad su diseño. El Coche de Lego fue construido primero en Rumanía y posteriormente trasladado a Australia para su acabado definitivo.

Por si te lo estás preguntando, es absolutamente cierto: el vehículo, que está hecho en su totalidad con piezas de Lego, a excepción de o las ruedas, cuenta con cuatro motores de 256 pistones que se accionan por medio de aire, también construidos a partir de piezas de Lego, y es capaz de alcanzar velocidades de hasta 30 kilómetros por hora.

Por lo tanto, no se trata de un “juguete grande” sino de un coche real, aunque así de entrada su carrocería no parece muy resistente. Cualquier pequeño accidente y toda la calzada quedará cubierta de miles de diminutas piezas Lego. ¿Te lo imaginas?

Fotos – Real o Virtual