Bolsamania

Stirling Moss y las mujeres

Stirling_Moss

A sus 83 años Sir Stirling Moss se ha metido en un buen charco al poner en duda la aptitud mental de las mujeres para competir en la Fórmula 1: “No se si tienen la aptitud mental para competir duramente”. El ex piloto de la categoría reina del automovilismo, participó entre 1951 y 1961 siendo cuatro veces subcampeón del mundo, ha tocado un tema muy delicado que puede degenerar en discusiones sobre sexismo y machismo que todavía hoy siguen vigentes.

Stirling Moss apela a la mentalidad de las mujeres para poner en duda su capacidad para pelear de tú a tú con los hombres:  Tenemos a algunas chicas muy fuertes pero, cuando tu vida está en riesgo, creo que esa presión en una situación competitiva dictará cuando estás tratando de ganar. Creo que el estrés mental sería bastante difícil de lidiar para una mujer. No creo que tengan aptitud para ganar una carrera de Fórmula 1.”

También se refirió a su relación durante las carreras con María Teresa de Filippis, intrépida mujer que osó inmiscuirse en este masculino mundo, siendo la primera fémina que participó en una carrera de Fórmula 1 en 1958. Solía lanzarle un beso si la doblaba. Las buenas noticias son que ella sabía que se disputaba una carrera a su alrededor y mantenía un ojo en sus retrovisores y se echaba a un lado. Sus maneras y todo eran tremendas. Estaba ahí para pilotar contra nosotros pero, sinceramente, hemos tenido algunas mujeres piloto competentes pero no han estado en una posición ganadora en un Gran Premio“.

Cierto es que las mujeres no han tenido un papel especialmente destacado en la Fórmula 1. Cinco han sido las que han llegado a participar en la misma: la citada María Teresa de Filippis (1958-59), Lella Lombardi (1974-76), Divina Galica (1976 y 1978), Desiré Wilson (1980) y Giovanna Amati (1992). Sorprende que desde 1992 ninguna otra mujer haya conseguido llegar a disputar alguna carrera. Últimamente ha sido la española María de Villota la que más cerca a estado de hacerlo hasta que un accidente haciendo unos test para Marussia, era su piloto de pruebas, la apartó de la competición. En estos momentos es Susie Wolff la que busca su oportunidad siendo piloto de pruebas de Williams, escudería que por cierto tiene como jefa de equipo adjunta a Claire Williams.

La propia Susie Wolff no ha dudado en responder a Moss: Tengo mucho respeto por Sir Stirling y por lo que ha conseguido pero creo que estamos en una generación diferente“. Por su parte Bernie Ecclestone, el director de este Gran Circo, tampoco está de acuerdo con la opinión de Stirling Moss, pero al mismo tiempo ve muy complicada la entrada de pilotos del sexo femenino en la Fórmula 1: No hay razón por la que una mujer no debería ser capaz de competir con un hombre. Desafortunadamente, la manera como son las cosas, no me imagino que una mujer tendrá la opción de pilotar un Red Bull o un Ferrari. La única oportunidad es con un equipo menor y sólo cogen a alguien si viene con un buen patrocinador. Lamentablemente, el problema es que muchas mujeres que podrían competir tan bien como los hombres no tendrán la posibilidad“.

Personalmente no veo ningún impedimento para que una mujer pueda competir al más alto nivel en la Fórmula 1. En otras especialidades automovilísticas ya ha ocurrido, no hay más que ver el caso de Michele Mouton (subcampeona del mundo de rallyes en 1982) o el reciente de Danica Patrick al conseguir la pole position en las 500 millas de Daytona. Lo que si es cierto es que no son muchas las que lo intentan. La calidad sale de la cantidad y son muchos los chicos que intentan hacerse un hueco en el mundo del automovilismo y solo unos pocos son los elegidos. Supongo que si hubiera más chicas que lo intentaran también saldrían más. Lo que también parece cierto es que, por lo general, los hombres somos más aficionados al automovilismo que las mujeres, quizás esta sea una de las causas, aunque también la falta de oportunidades y que los puestos directivos estén ocupados casi totalmente por hombres puede tener algo que ver.

De lo que sí estoy seguro es que las mujeres están tan capacitadas como los hombres, física y mentalmente, para pilotar un monoplaza de Fórmula 1 al más alto nivel.