El PP, el único partido que promete enviar a los trabajadores la carta con su pensión futura

Todos los partidos coinciden en eliminar el Índice de Revalorización de las Pensiones

  • El PSOE asegura que eliminará "en cinco años" el déficit de la Seguridad Social
ep pablo casado 20190419101703
Pablo CasadoDAVID ZORRAKINO / EUROPA PRESS

El PP es el único partido de los cinco grandes nacionales en liza para el 28A que se compromete en su programa electoral a informar a los trabajadores sobre su futura pensión de jubilación. Es decir, Pablo Casado promete recuperar la famosa ‘carta naranja’ que se aprobó en 2011 pero que ni el propio PP (en los años de Rajoy) ni el PSOE (con Sánchez) han llegado a enviar en sus respectivos gobiernos.

En 2011, se aprobó una ley en España para que la Seguridad Social informara a los contribuyentes con 50 o más años mediante una carta nominativa de cuál sería su pensión pública en el futuro. A esta comunicación se le bautizó como ‘carta naranja’ en referencia a Suecia, país pionero en Europa en llevar esta fórmula a la práctica desde 2001. En el país nórdico, su carta es de color naranja, aunque la envía desde la primera cotización y de forma anual. Sin embargo, en España, aún no se ha hecho. En su lugar, se diseñó un simulador en la web del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social que hace una estimación aproximada sobre el importe que le correspondería a cada trabajador.

Esta es una de las conclusiones que pueden extraerse del estudio comparativo que ha realizado el Observatorio de Pensiones de la consultora Willis Towers Watson en torno a las propuestas de los cinco principales partidos en materia del sistema de pensiones.

Todos los partidos coinciden en eliminar el Índice de Revalorización de las Pensiones y prácticamente todos, excepto VOX, abogan por mantener el actual sistema de reparto. En este punto, el partido de Santiago Abascal opta por un sistema mixto, incluyendo la capitalización y el reparto.

La tónica general es volver a la revalorización mediante el IPC y otros indicadores para mantener el poder adquisitivo de los pensionistas. Incluso, el partido de Pablo Iglesias va un paso más allá. Unidas Podemos luchará para que esto sea una garantía legal que se incorpore a la Constitución Española.

LAS PROPUESTAS MÁS SONADAS

El órdago del PSOE y Pedro Sánchez pasa por eliminar el déficit de la Seguridad Social “en cinco años” -el PP también lo asegura, pero sin fecha concreta de cumplimiento-, mientras que incrementaría la aportación del Estado para los gastos que se prevén por la jubilación de la generación del ‘baby-boom’. Se trata de aquellos nacidos entre los 50 y los 70, que ya han empezado a jubilarse y cuyo retiro se producirá a gran escala hasta el periodo 2030-2040.

Uno de los grandes debates instalados es cómo calcular la pensión o, más bien, sobre qué base. El PP quiere aumentar progresivamente el número de años hasta alcanzar toda la vida laboral, mientras que Unidas Podemos persigue que los trabajadores elijan libremente los años de cómputo entre todos los de su vida laboral.

Otro aspecto novedoso lo pone Ciudadanos sobre la mesa. Albert Rivera confía en hacer compatible trabajar y cobrar el 100% de la pensión “en determinados escenarios”.

MEDIDAS SIN MEMORIA ECONÓMICA

A pesar de todas estas propuestas, Javier González Gugel, director de Desarrollo de Negocio de Pensiones de Willis Towers Watson, critica que “las medidas que se proponen en los distintos programas no incluyen una memoria económica que cuantifique el efecto de cada una de ellas”.

La consultora entiende que “es lógico y demandable que los partidos propongan soluciones o ideas para el sistema actual”, pero advierte que “lo más acertado sería no incluir este debate en el marco de la campaña electoral”. Como recuerdan los expertos del Observatorio, esta cuestión “precisa de una profunda reflexión, perspectiva y moderación, tres circunstancias que difícilmente se dan en periodos electorales”.