Los inversores marginan a los fondos 'made in Spain' y se lanzan a por los internacionales

Los fondos extranjeros que se venden en España suman 3.000 millones en captaciones netas

  • Los mercados y el nuevo servicio de moda en la banca, la gestión discrecional de carteras, son las causas
dinero, lluvia, billetes, dolares

El año está siendo malo para los fondos españoles, pero no pueden decir lo mismo los fondos internacionales. Mientras que los primeros tienen reembolsos netos de 314 millones de euros, los fondos extranjeros que se venden en España suman 3.000 millones en captaciones netas. La explicación de por qué los inversores están ‘dando de lado’ a los fondos de su propio país tiene una doble explicación: los mercados y el nuevo servicio de moda en la banca, la gestión discrecional de carteras.

En los siete meses transcurridos, ha habido cuatro meses de suscripciones netas (febrero, marzo, mayo y julio) y tres de reembolsos netos (enero, el mayor de todos al considerarse un castigo al mal comportamiento de los mercados en 2018, con más de 1.070 millones de salidas netas que han lastrado el curso, así como abril y junio), según Inverco.

Los inversores no saben qué hacer con sus posiciones. No han olvidado el varapalo del 2018, donde casi todos los activos perdieron importantes cantidades, y tras un fuerte rally en las bolsas a principios de éste, los mensajes de los analistas acerca del final de ciclo y la proximidad de una recesión están desincentivando que tomen riesgo, de ahí los reembolsos en una buena parte y los traspasos hacia fondos conservadores en otra parte.

Pero, como subraya Inverco en su último avance mensual, la gestión discrecional de carteras es un nuevo ‘actor’ -y muy importante- a tener en cuenta. “Los ajustes en carteras de gestión discrecional han generado tanto flujos como variaciones de patrimonio entre categorías, de cierta magnitud en algún caso”, señala la patronal. Pero no solo eso. También está drenando recursos a las fábricas españolas para dárselos a las fábricas extranjeras.

GESTIÓN DISCRECIONAL DE CARTERAS EN ESPAÑA

En esta ecuación, ganan los bancos españoles y las gestoras internacionales, y pierden las gestoras españolas. Los bancos dejan de cobrar la comisión de gestión de los fondos de su fábrica, pero la sustituyen por la comisión de gestión de las nuevas carteras discrecionales, conformadas en su mayoría por fondos extranjeros. En marzo, la gestión discrecional alcanzaba los 74.000 millones.

Bancos que han hecho una fuerte apuesta por la gestión discrecional ya dejan ver sus primeros flujos. Las gestoras de CaixaBank y Banca March acumulan reembolsos netos en sus fondos de más de 900 millones y casi 225 millones, respectivamente. Sin embargo, estos bancos ya tienen en carteras discrecionales importes próximos a los 30.000 millones en el primer caso y a los 640 millones en el segundo, según las últimas cifras publicadas por las entidades.

Las grandes beneficiadas de esta tendencia son gestoras como BlackRock o Muzinich, que tienen 552 millones y 495 millones de suscripciones netas a cierre de junio, respectivamente, según Inverco. También otras gestoras de primera fila como Morgan Stanley, DWS (Deutsche Bank) o Pictet, por encima de los 300 millones de captaciones en el segundo trimestre. Sus fondos están entre los más demandados por los responsables de las carteras discrecionales y la industria vira del ‘made in Spain’ al ‘made in USA, Germany or Switzerland’.