La gestión discrecional crece en España, pero los fondos extranjeros pierden peso

Los fondos 'de la casa', de bancos y aseguradoras, suponen un 60,5%, frente a un 24% de los internacionales

  • La cartera media asciende a 124.000 euros, y un 91% es de clientes minoristas
monedero billetera cartera dinero euros monedas

La gestión discrecional de carteras crece en España, pero los fondos extranjeros pierden peso en favor de los fondos ‘de la casa’, aquellos que son gestionados y vendidos por los propios bancos y compañías de seguros españoles. A cierre de marzo, este servicio de inversión alcanzó los 74.000 millones de euros, de los cuales poco más de un 24% era fondos de gestoras internacionales.

Según la segunda oleada de cifras estadísticas ofrecidas por Inverco, el número total de carteras discrecionales de fondos contratadas por los inversores españoles es de unas 600.000. Un 91% del patrimonio corresponde a clientes minoristas y el volumen medio gestionado por cartera se sitúa en los 124.000 euros.

Entre la primera y la segunda oleada, este servicio de moda entre las grandes entidades financieras -es fácilmente escalable para miles de clientes y su control está muy centralizado de cara a MiFID II, por lo que se evitan riesgos- ha ido a más. El volumen bajo gestión ha crecido en 7.000 millones y el número de contratos, en casi 28.000. Como resultado, el patrimonio medio por cartera se ha elevado en 7.000 euros.

Sin embargo, la representación de los fondos extranjeros entre los activos subyacentes de las carteras ha menguado, desde un 26% hasta un 24%. Hoy, suponen 17.960 millones, según Inverco. Por su parte, los fondos de boutiques españolas apenas equivalen al 0,04% del total de gestión discrecional de carteras.

La tendencia dominante sigue siendo que las carteras siguen estando conformadas, y cada día más, por fondos ‘de la casa’. Tienen un 60,5% en fondos de los propios bancos y aseguradoras, por valor de 44.777 millones (un punto y medio porcentual más respecto a 2018).

Un dato que sigue invariable es que esta solución de inversión representa el 21% de la distribución total de fondos en España. La gestión discrecional es un servicio en el que el cliente delega la decisión de compra y venta de fondos o valores a un gestor de carteras o gestor patrimonial. Su comercialización se intensificó ante la entrada en vigor de MiFID II en 2018, ya que a través de varios perfiles de riesgo, las entidades pueden gestionar las carteras de miles de clientes al mismo tiempo, lo que supone un ahorro de costes, el evitar riesgos reputacionales ante banqueros que van ‘por libre’ y pueden causar quebrantos a los clientes y una mayor rapidez a la hora de entrar o salir del mercado.