March, la gestora que más dinero pierde en sicav... pero saca músculo en carteras

Quintuplica en reembolsos a UBS, y en 2018 ya fue la entidad que más dinero vio salir

  • Su estrategia ahora se centra en las carteras discrecionales de fondos y en Next Generation
ep banca march cerrara enparsemanasnuevo planinversisdescartarventa
Sede de Banca March en MallorcaBANCA MARCH - Archivo

El negocio de sicav en Banca March está de capa caída. Fue la gestora que más dinero perdió el año pasado en este segmento y en 2019 continúa con la misma tónica. Según fuentes del mercado, la causa está en la gran pérdida de banqueros que está sufriendo la entidad. No obstante, está contrarrestando la depresión en sicav con el auge de sus carteras discrecionales de fondos, el nuevo arma comercial del banco mallorquín.

Hasta mayo, March aglutina cerca de 190 millones de euros en reembolsos netos de sicav, casi cinco veces más que la segunda firma que más dinero pierde en estas sociedades de inversión, que es UBS, con poco más de 40 millones, según VDOS. En 2018, ya le pasó lo mismo al banco dirigido por José Luis Acea. Las sicav de March fueron las que más salidas netas tuvieron, 273 millones, el triple que las de Santander, con unos 95 millones.

March es ahora la tercera gestora española por volumen en sicav, pero llegó a ser la segunda durante algo más de un año. Al cierre del primer semestre de 2017, superó a BBVA y se colocó segunda en el ranking de patrimonio, por detrás de Santander, pero en octubre de 2018 volvió a ceder el segundo puesto a BBVA. Hoy, el grupo mallorquín gestiona 2.655 millones en sicav, unos 290 millones menos que BBVA y 165 millones más que Bankinter, con datos de VDOS.

Esta tendencia negativa se inició en 2018, tras desatarse en 2017 una ‘estampida’ de banqueros sénior desde March a entidades competidoras como UBS y Diaphanum, sobre todo, pero también a Bankinter, Santander, Andbank u Orienta Capital. En septiembre de 2017, los suizos de UBS rompieron el mercado y ficharon a golpe de talonario a un equipo de 12 banqueros privados procedentes de la división de banca patrimonial de Banca March, entre ellos caras muy conocidas como Alejandro Vidal o Juan Orbe.

Según fuentes del mercado, desde 2016 una buena parte de los banqueros sénior de March se han marchado de la entidad en busca de mejores condiciones retributivas, una estimación que ronda los 60 banqueros en total, tanto del segmento de banca patrimonial (para clientes con más de 2 millones de euros de patrimonio financiero) como de banca privada (desde los 300.000 euros). Fuentes próximas a la entidad aseguran que, en banca patrimonial, el nicho donde históricamente March ha sido fuerte, las salidas de banqueros se han compensado con nuevas entradas: se fueron 34 y llegaron 35, aunque varias de las fuentes consultadas afirman que los banqueros recién aterrizados “tienen menos cartera que los que se fueron”, por lo que en volumen no se habría contrarrestado el efecto.

Los duros golpes que ha sufrido la plantilla de March en los últimos dos años se han visto reflejados con claridad en su negocio de sicav. Los banqueros que han abandonado la entidad han arrastrado a muchos de sus clientes más ricos. El 2017, cuando se iniciaron los ‘ataques’ a sus banqueros, fue el último año en el que Banca March reinó en sicav. Fue la entidad que más suscripciones netas tuvo, 225 millones, casi tres veces más que Lierde Sicav, el vehículo de César Alierta, el ex presidente de Telefónica.

MENOS SICAV, PERO MÁS CARTERAS DISCRECIONALES

Banca March está compensando sus salidas en sicav con las captaciones de sus nuevas carteras discrecionales de fondos, una nueva solución de inversión que estrenó hace poco más de un año. Según los últimos datos ofrecidos por el grupo balear, ya tiene más de 630 millones en estas carteras, de los cuales casi 50 millones corresponden a Next Generation, estrategia que invierte en tendencias de futuro.

Next Generation fue presentada el pasado febrero, e invierte en fondos temáticos que se articulan en torno a la revolución 4.0, la sostenibilidad y la demografía. Más de 300 clientes están en esta cartera, sobre un total de 1.500 clientes que tienen contratado el servicio general de gestión discrecional de carteras.

Estas carteras están destinadas a clientes con menor patrimonio. Para entrar en Next Generation, es necesario tener 50.000 euros, y para contratar las carteras discrecionales de fondos de March, se necesitan 150.000 euros en banca privada y 500.000 euros en banca patrimonial. Sin embargo, para constituir una sicav, el capital mínimo que exige la ley es 2,4 millones. Por esta razón, estas sociedades pertenecen en su mayoría a grandes familias empresarias, artistas o deportistas.

Según Banca March, “es natural que, en momentos de volatilidad, algunos productos sufran reembolsos, porque los clientes, asesorados por el banco, adaptan su inversión a las circunstancias de mercado y a su perfil de riesgo”. Como recalca un portavoz oficial del banco, “nuestros clientes están asesorados, lo que significa que pueden pasar de unos productos a otros”. Además de la gestión discrecional de carteras y Next Generation, “han crecido las posiciones en productos de coinversión, proyectos de economía real en los que participa el banco con los clientes. También, como es lógico con volatilidad, aumentan los saldos a la vista, pero son fondos que se quedan en el grupo. Es decir”, subraya este portavoz, “no solo no ha salido patrimonio del grupo, sino que ha aumentado”.

Pese a su fiasco en sicav, Banca March saca músculo en banca privada y patrimonial, un “elemento estratégico” para el grupo. En sus últimos resultados trimestrales, a cierre de marzo, señala que ha crecido en número de clientes (un 5,8%) y en volumen de negocio (1,1%) respecto al primer trimestre de 2018.