KBL defiende a ultranza su negocio en España y lanza su primer fondo local

El banco privado, liderado por Rafael Grau e independiente desde 2011, estudia diversas compras para crecer

  • Ha lanzado el fondo KBL Precision Absolute, para inversores conservadores
kbl rafael grau
Rafael Grau, consejero delegado de KBL EspañaKBL

KBL defiende a ultranza su negocio en España. Durante años, los rumores del mercado le han puesto el cartel de “se vende”, aunque la firma siempre lo ha negado. Ahora, la estrategia local de este banco privado para altos patrimonios ha dado un giro. Fuentes próximas aseguran que la entidad está estudiando diversas opciones de adquisiciones corporativas. Además, acaba de lanzar su primer fondo de derecho español tras ocho años como independiente.

La compañía afirma que su permanencia en España es estable y que tiene vocación de largo plazo. Quiere crecer tanto orgánica como inorgánicamente. De hecho, fuentes próximas confirman que está involucrada en distintos procesos de adquisición. “Están mirando varias cosas para comprar en España de diferentes tamaños”, señala una de estas fuentes.

Por la parte orgánica, su reivindicación ha llegado esta semana con el lanzamiento de su primer fondo de derecho español. Se trata del KBL Precision Absolute, un fondo de retorno absoluto cuyo objetivo es dar una rentabilidad positiva en cualquier entorno de mercado, aunque sujeta a una volatilidad anual máxima inferior al 5%, como detalla su folleto en la CNMV.

Este fondo, dirigido a inversores conservadores que buscan preservar capital en un entorno de mercado muy volátil, está disponible a partir de 600 euros, aunque su comisión de gestión difiere en función del colectivo de clientes al que se venda: es del 0,75% la general y del 0,2% la establecida para clientes con contratos de gestión discrecional de carteras o fondos y sicav del grupo KBL. Invierte tanto en acciones como en bonos con total flexibilidad, puede usar derivados (ligados a riesgo de crédito, inflación, índices de materias primas o índices de volatilidad) y utiliza estrategias alternativas, como el largo/corto, el mercado neutral, el global macro y el arbitraje.

LA HISTORIA DE KBL EN ESPAÑA

El grupo KBL European Private Bankers, con sede en Luxemburgo, gestiona más de 65.000 millones de euros en activos a lo largo de sus 50 oficinas en Europa. Es uno de los bancos privados independientes de referencia. En sus filas, trabajan más de 2.000 profesionales, de los cuales más de 400 son banqueros privados o asesores financieros.

En España, su cifra de negocio nunca se ha hecho pública. El único dato disponible lo ofrece Inverco. Gestiona 41,5 millones en sicav, pero esto es sólo una pequeña parte de su negocio español. Como banca privada, distribuye fondos de inversión de terceras gestoras internacionales, así como sus propios fondos luxemburgueses, y también gestiona otro tipo de productos alternativos, como inmuebles o capital riesgo. También hace fusiones y adquisiciones, diseña productos estructurados, financia y tiene cuentas corrientes y tarjetas de crédito.

KBL España inició su etapa como independiente en 2011, después de desarrollar su actividad en España durante nueve años como propietario del Banco Urquijo, entre 1998 y 2006. Cuando KBL puso a la venta Urquijo, fue Banco Sabadell quien ganó la puja.

En la actualidad, Rafael Grau es el consejero delegado de KBL España, mercado donde la firma opera a través de tres sociedades: la sucursal bancaria, una gestora y una agencia de valores. Hace un año, esta banca privada para ricos y clientes institucionales fichó a Carlos Hernández como director de Inversiones, un gestor que había pasado por entidades de renombre como Fonditel (Telefónica), Próxima Alfa (ya extinguida, primero fue de BBVA y Vega y, después, de BBVA), CaixaBank, Kutxabank o Indosuez (Crédit Agricole).