Borja Muñoz Cuesta

¿Qué te gusta hacer?

Ser egoísta

Bolsamania | 15 jun, 2016 16:53

Si aún no te has dado percatado, en todos mis artículos para Bolsamania aspiro a inspirar a quienes los leen, para que se armen de optimismo y den rienda suelta a sus deseos de ser felices y exitosos a través del trading. Éxito que no obliga o fuerza al fracaso de otros. Todo lo contrario. Mi éxito te acerca al éxito.

 

Para mi, ser trader es la fórmula más directa para buscar la felicidad. Entiendo que para alguna gente, más si cabe fuera de esta página dedicada a los mercados, no lo sea. Obviamente, no todos somos iguales, y doy por sentado de que habrá muchas personas que no están llamadas para la vocación especulativa. Aún así, estoy convencido de que dentro de todos nosotros hay un trader escondido, y que hay muchas personas que se han dejado convencer de que ser feliz y ser trader es incompatible, que para ser feliz lo mejor es tener un puesto de trabajo seguro y una vida estable y lo más previsible posible. Pero la realidad, es que no hay que mirar muy lejos para observar a personas con un trabajo seguro y estable ser profundamente infelices.

 

Tengo la fortuna de haber hecho del trading mi pasión. De mi ocio, mi negocio. Mi vida cambió porque ya no me siento morir cada lunes. Vivo en un anuncio de Estrella Damm perpetuo. ¿Encontrar un buen trabajo que te permita mantener tus aficiones en tu tiempo libre? Mal asunto. “Noelia cariño, sigue dibujando si quieres, pero primero termina Derecho y entra en Cuatrecasas, para que los fines de semana puedas pintar si te apetece…”. El ocio y el negocio enfrentados. Homilía dominical: Te ganarás el pan con el sudor de tu frente (Génesis 3:19), pues disculpe pero, va a ser que no.

 

La vida es estupenda cuando te dedicas a lo que te gusta. Tu ocio puede ser lucrativo si lo monetizas. Por ello, la primera pregunta que formulo a las personas que tutorizo en mis programas privados es: ¿qué te gusta hacer? Ahí radica la clave y mi objetivo, que ganen el suficiente tiempo y dinero con el trading, para que dediquen su vida a lo que les apasiona hacer. El trading se consigue si tienes un porqué luchar y alguien que vele por tu sueño. No hay obstáculo o stop loss que nos detenga.

 

Este fin de semana he visto muchos ojos brillando en la Feria del Libro de Madrid. Personas ávidas de hacer trading, de ser traders, de mejorar su vida y de ser más libres. Daniel y Ricardo, dos jóvenes que con apenas 17 años ya progresan en el trading, Covadonga una ex-emprendedora que afronta con pasión renovada su nuevo reto en los mercados, José Luis que se encontró sin trabajo de un día para otro y que con 52 años quiere reinventarse, Ramón que descubre por primera vez el trading en una conferencia esta semana, Julián que es lector de Bolsamania y que se decidió a comprar el libro que he escrito junto a Lorenzo Gianninoni porque le inspira lo que escribo, Anabel que ya hace sus pinitos en el DAX, Eugenio, Tomás José, Javier, Roberto, Fabiola, … madre mía que afortunado soy!! Me dejo nombres y quizá caras pero no sus historias. Personas egoístas, sí has leído bien, egoístas. Y bien que lo sean, pues nadie puede dar de lo que no tiene. Si no eres feliz, no puedes repartir felicidad, así que sé egoísta, por ti y por los demás. Porque no harás ningún bien a nadie no siéndolo. Si no tienes bienestar, no puedes dar bienestar, y si no te sientes bien contigo mismo, nadie se sentirá bien a tu lado. El trading es un paraíso para los egoístas como tu. ¿Quién si no?