Borja Muñoz Cuesta

La ruleta rusa

No busques carencias, no las tienes

Bolsamania | 07 abr, 2016 12:16

Vivir un lunes de lunes a viernes. Ser un eterno octubre. Despertador, sueño, ducha. Anhelar una gripe, un catarro e incluso el ERE. Tu cuerpo acude a la oficina, tu mente hace mucho que marchó. No elegí compañeros, algunos brillantes y sensatos, aunque esclavos a la misma nómina, a idéntico miedo al “te dirán”. Una actriz, un pintor, un criador de perros, … ¿y yo? Yo ni siquiera sabía que quería ser. Opté por quemar las naves. Evitar el arrepentimiento. ¿Y si realmente pudiera? No hay bola extra en el juego de la vida. Al final de la partida tanto el rey como el peón vuelven a la misma caja. La vida en fiesta y yo siendo el vecino. Actualizar libreta y colocar plan de pensiones a cambio de 14 pagas y cesta de Navidad. Nunca más. Haz lo que quieras, trading, enamorarte, ese viaje, robar un banco, comprar Gamesas, lo que quieras, pero hazlo con determinación. Receta para dummies: determinación o frustración, tú decides.

 

La vida, también el trading, es tomar decisiones. Luchar por vivir il dolce fare niente o por surfear atasco en la M30. Miedo escénico o ginebra barata. Meritocracia y trading maridan bien. Opera poco, opera bien. El trading intradía es la ruleta rusa. Más juegas, más riesgo de “volarse la cabeza”. One shot and go home. Hacer trading te enfoca más en el presente que leer a Eckhart Tolle. Forja la mentalidad de Conor McGregor; “Persistence, resilience, humility, attention-to-detail, street smart and both obsession with their companies and a burning desire to win”. Resumiendo, esfuerzo y perseverancia. Nada más. No busques carencias, no las tienes. No necesitas mucho para estar mejor. Menos necesidades, mayor garantía de éxito. ¿Miedo? El miedo solo es apego. Occidente lo descubre y sufre en Charlie Hebdo y Bataclan.

 

Orientarse hacia el interior, caminar ligero, apreciar las cosas que nos hacen felices. Revertir emociones. ¿Qué es lo peor que puede suceder? No hacer nada ¡Correcto! Estar preocupado nunca sirvió. Cáete dos, levántate tres. La parálisis es el fracaso. Los tropiezos, oportunidades que te acercan al éxito. Avanza de una zona de confort a otra. Kaizen tatuado a fuego. Cambia, experimenta, de lo contrario no vives, no disfrutas, te conviertes en un zombi alienable por el sistema. La dignidad no se pierde al caer, sino al no tirarse. Antonio Banderas se la jugó en El hormiguero. El trading es posible pero nadie va a recorrer el camino por ti. Acumula horas de dedicación, focalizado en lo eficiente del juego y todo será posible. Tiempo, dinero, experiencias, personas. Soy amigo de Rafael Nadal, él aún no lo sabe. Estás a tiempo. Para Lester Burnham nunca fue tarde.