Álvaro Olmeda

Abengoa necesita crear confianza

La ampliación de capital marcará el futuro de la compañía.

Bolsamania | 20 ago, 2015 15:18

El mensaje desde la empresa es que; la prioridad durante las próximas semanas y meses es normalizar la estructura de capital, reduciendo la deuda de manera que nos permita reducir los gastos financieros.

Toda persona que haya visto las noticias, leído el periódico o abierto una página de internet se ha encontrado con noticias negativas de Abengoa, incluso les oyes hablar, y gente que no conoce ni a que se dedica la compañía te garantiza que está al borde de la banca rota, lo más grave es que si las cosas no salen bien puede que esto suceda. Pero más preocupante me parece no leer ni una noticia esperanzadora, algo que de algo de luz a este oscuro túnel.

Abengoa es una compañía internacional sevillana, se crea en 1941 por la familia Benjumea (actualmente accionistas mayoritarios) y está especializada en dar soluciones tecnológicas para el desarrollo sostenible en los sectores de la energía y medioambiente, generando electricidad a partir del sol, produciendo biocombustibles y desalando agua del mar.

La empresa sevillana depende la ampliación de capital de 650 millones de euros, con la que quiere reducir deuda corporativa en 300 millones de euros (adicionales a los compromisis de repago ya adquiridos) y fortalecer los fondos de la propia compañía. Me preocupa no saber los términos ni los plazos de dicha ampliación, síntoma de que algo no va bien. Algunos analistas señalan que la familia Benjumea no tiene dinero para hacer frente a esta ampliación y están buscando financiación fuera, como ya lo hicieron en 2011 cuando un fondo de inversión (First Reserve Corporation) especializado en energías renovables, invirtió 300 millones de euros en la empresa, una operación que avaló los planes de negocio y reforzó la estructura financiera.

El nuevo consejero delegado Santiago Seage, licenciado en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Pontificia Comillas fue socio de la consultora McKinsey & Company y trabajó en diferentes países en Europa, el Norte de África y América. Durante esta etapa, su labor se centró en proyectos de consultoría de estrategia, crecimiento y adquisiciones. A la que más tiempo ha dedicado Seage ha sido a Abengoa Solar, que presidió durante siete años, precisamente aquellos en los que la empresa realizó una importante apuesta por la energía solar y en los que se convirtió en referencia mundial en diferentes tecnologías de este tipo, como la termosolar.

La reciente demanda colectiva que le han puesto desde EEUU, en la que les acusan de haber falseado cuentas para mostrar más liquidez, no ayuda a crear confianza entre los inversores.

Quiero apuntar que Abengoa desde que empezó a cotizar en el mercado continuo hace nada menos que 20 años, siempre ha sido un valor muy volátil, es cierto que no ha gestionado muy bien su deuda, pero también hay que destacar que estas empresas tan dependientes de concesiones tienen que hacer grandes inversiones. 

Recuperará las caídas pero no va  ser tarea fácil, Abengoa tiene en 2015 la mayor cuantía jamás registrada en su libro de pedidos (9.433 millones de euros), empieza en Brasil y en México proyectos en los que tiene una concesión de 30 y 25 años respectivamente incluyendo un mantenimiento de 27 años en el primero y 25 en el segundo, añadir que, no sólo está creando la que hasta el momento es la planta más grande del mundo de biomasa en Bélgica, en la que será posible generar 215 megavatios de energía eléctrica, sino que ya ha cerrado un contrato en Reino Unido para superar la de Bélgica, operación que generará aproximadamente 1.100 puestos de trabajo y unos ingresos de 600 millones.

Ha recalificado sus cuentas después del cierre del primer semestre, sus ingresos para 2015 los bajan de 7.750-7.850 a 7.300-7.700 aunque continuarían creciendo entre un 2% - 8% respecto al año anterior, el EBITDA (beneficios antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) también lo bajan de 1.330-1.380 a 1.310-1.360 un -7%/-4% respecto a 2014, el beneficio neto esperan que aumente entre un 125%-155%.

Mi recomendación; si eres un inversor arriesgado, esperar a conocer los términos y los plazos de la ampliación y si son favorables, entrar.

Álvaro Olmeda Martín de Vidales (Inverdif Asesores EAFI)