fiscalidad de los productos financieros

Fiscalidad de los productos financieros: así tributa tu ahorro e inversiones

| 17/11/2015 | 2 Comentarios

Los contribuyentes están obligados a tributar en la declaración de la renta por los beneficios que obtengan de sus inversiones, que de forma general se intengran en la renta del ahorro. La fiscalidad de los productos financieros es bastante similar en casi todos los casos, aunque existen algunas excepciones para planes de pensiones y fondos de inversión, por poner dos ejemplos.

Los beneficios de las inversiones mobiliarias, es decir, aquellas que no tienen que ver con bienes inmuebles, forman parte de lo que se conoce como renta del ahorro y pese a las grandes diferencias que existen entre ellos, la mayoría funciona de forma bastante similar. Sin embargo, sólo por precaución, vamos a repasar la fiscalidad de los productos financieros más utilizados.

Pero antes de hacerlo, nada como conocer el funcionamiento general de las rentas del ahorro y cómo se dividen entre rendimientos de capital mobiliario y ganancias o pérdidas patrimoniales.

como_tributa_tu_ahorro_y_los_productos_financieros

Cómo funciona la fiscalidad del ahorro

Salvo contadas excepciones, los productos de inversión tributan en la declaración de IRPF dentro de las rentas del ahorro. Entre las mismas se pueden encontrar rendimientos de capital mobiliario, que incluye las cuentas corrientes y las letras del tesoro, por ejemplo, y las ganancias y pérdidas patrimoniales, donde se anotarían las acciones y los fondos de inversión.

Cómo se integran las rentas del ahorro en la declaración del la renta

Al hacer el cómputo de lo que has ganado Hacienda te permite restar las pérdidas a las ganancias, de forma que sólo pagarás impuestos por tus ganancias reales. Además, puedes incluso imputar pérdidas de hasta cuatro años anteriores. Una vez hecha la resta, rendimientos de capital y ganancias y pérdidas se integran para tributar en los conocidos como tipos del ahorro.

tipos-del-ahorro-renta-2016

Con esta idea clara vamos a repasar la fiscalidad de los productos más habituales

 

Fiscalidad de los depósitos

Los depósitos son imposiciones a plazo fijo en la que una entidad se compromete a darnos una rentabilidad determinada de antemano por tener nuestro dinero durante un tiempo acordado también de antemano. La fiscalidad de los depósitos es similar a la del resto de productos financieros y pagaremos impuestos cada vez que venza el plazo contrato pero sólo por el dinero que hayamos ganado.

Tras la última reforma fiscal los los primeros 6.000 euros de beneficio tributan a un 19,5% y de ahí hasta 50.000 euros a un 21,5%, mientras que el resto lo hace a un 22,5% dentro de la renta del ahorro para la renta 2015.

En la renta 2016 la cosa cambia y los tipos pasan a ser los siguientes: .

  • Hasta 6.000 euros – 19%
    Entre 6.000 euros y 50.000 euros – 21%
    A partir de 50.000 euros – 23%

Fiscalidad de las Letras del Tesoro

Las letras del tesoro son valores de renta fija a corto plazo (entre seis y 18 meses) que se emiten al descuento y son activos financieros con un rendimiento implícito. A efectos de IRPF se consideran un activo financiero y como tal deben integrarse en la renta del ahorro junto con el resto de productos financieros donde tributarán, independientemente de su plazo, al 19,5% hasta 6.000 euros y al 21,5% por el resto hasta 24.000 euros y al 22,5% a partir de ahí en 2015 y según los nuevos tipos que figuran en el cuadro de arriba en 2016.

Como tributan los productos financieros y nuestras inversiones en el IRPF

Fiscalidad de los Fondos de Inversión

Los fondos de inversión son vehículos de inversión colectiva que invierten en diferentes activos desde acciones hasta renta fija pasando por divisas y bonos. Se consideran un activo financiero y como tal se integran en la renta del ahorro, pero la fiscalidad de los fondos de inversión difiere un poco del resto de productos. Y es que cuentan con una importante ventaja: no siempre hay que pagar impuestos por el beneficio que obtengas.

En concreto, se puede cambiar el dinero de un fondo a otro sin ningún tipo de penalización fiscal y sólo se pagarán impuestos en el momento de retirar efectivamente el dinero. Es decir, si invertimos 100 euros con un 10% de rentabilidad y al cabo de un año tenemos 110 euros, podemos coger ese dinero y traspasarlo a otro fondo (fondo 2) sin tener que pagar impuestos por esos 10 euros de ganancia. Si al cabo de seis meses hemos vuelto a ganar y tenemos ahora 120 euros, podremos llevarlos a otro fondo (fondo 3), de nuevo sin penalización fiscal, sin tener que incluirlos en la declaración de la renta.

Imaginemos que ya han pasado 4 años y queremos retirar nuestro dinero del fondo 3 pero no reinvertirlo en otro fondo. En total, tenemos 150 euros, por lo que la ganancia ha sido de 50 euros. Es entonces cuando pagaremos un 19,5% de esos 50 euros, ya que la fiscalidad de los fondos está diferida. Si en lugar de fondos se tratase de depósito, habría que haber pagado impuesto en cada paso, lo que no nos habría permitido aprovechar el poder del interés compuesto y por lo tanto la ganancia habría sido menor.

En cuanto a los porcentajes a los que tributan, son los generales ya mencionados para los depósitos y letras del tesoro: 19,5% para los primeros 6.000 euros, 21,5% para el resto hasta 50.000 euros y al 22,5% a partir de ahí.

Fiscalidad de los ETF

Los ETF o fondos cotizados son fondos de inversión que cotizan como acciones y en este sentido su tratamiento fiscal es similar al de las acciones y no al de los fondos. Es decir, no se puede aplicar la ventaja que antes has visto de traspasar dinero de un fondo a otro.

Como activo financiero, habrá que pagar por los beneficios obtenidos y entre las novedades de 2015 figura la final de la distinción entre el plazo de generación de los beneficios. Y es que en la renta 2014 se diferenciaba entre los beneficios generados a más de un año y a menos de un año. Ahora esta distinción no existe y todos tributan como ganancia o pérdida patrimonial por la diferencia entre el valor de compra y de venta.

Los tipos a aplicar serán los que ya hemos visto del ahorro. A saber: 19,5% por los primeros 6.000 euros, 21,5% entre 6.001 y 50.000 euros y 22,5% para más de 50.000 euros.

A diferencia de los fondos de inversión en este caso el traspaso entre ETFs sí está penalizado, de forma que cada vez que pasemos el dinero de un fondo cotizado a otro, habrá que pagar por las ganancias obtenidas. En este caso, al igual que con las acciones, se podrán compensar las pérdidas con las ganancias de futuros ejercicios.

Fiscalidad de las acciones

Las acciones, de forma muy resumida, son títulos mobiliarios que emite una empresa y que se pueden comprar y vender en el mercado bursátil. Las acciones tributan por una doble vía: los beneficios que se obtienen con el trading y los dividendos que reparte, de los que hablaremos más adelante. En el caso del trading de acciones tributamos por la diferencia entre el valor de compra y el de venta y sólo pagaremos en el momento de hacer efectiva la venta. Si tu valor va ganando un 120% en el año dará igual mientras no lo vendas.

Al hacer el cómputo de la ganancia, se tendrá en cuenta la diferencia entre lo que has ganado y lo que has perdido en todo el año y podrás compensar pérdidas de hasta cuatro años anteriores.

Los tipos que debes aplicar a tus beneficios con acciones y que también aplicarían a otros productos de inversión como los CFDs serán los mismos que los ETFs.

Fiscalidad de los dividendos

Los dividendos son el capital que una empresa entrada a sus accionistas a cuenta de resultados o de forma extraordinaria para devolverles parte de la inversión y la confianza depositada en ella.

La fiscalidad de los dividendos ha cambiado tras la reforma fiscal. Hasta 2015 los primeros 1.500 euros obtenidos por esta vía estaban exentos de tributar, pero ahora habrá que pagar impuestos por el total del dinero que hayas obtenido por este producto.

Además, conviene recordar que existen diferentes formas para cobrar los dividendos y que algunas como el denominado script dividend incluyen ciertas particularidades al hacer la declaración de IRPF que te explicamos en este artículo.

tipos-de-impuestos-directos-e-indirectos

Fiscalidad planes de pensiones

Los planes de pensiones son un ‘rara avis’ dentro de los productos financieros por su especial trato fiscal. Y es que en su caso el pago de impuestos está diferido al momento del rescate del plan de pensiones, que puede hacerse en forma de capital (se cobra todo de forma íntegra), en forma de renta (se percibe una cantidad de forma periódica) o mixta. En el caso de recuperar el dinero en forma de capital se puede aplicar una reducción del 40% sobre la parte de la prestación ligada a las aportaciones anteriores a 2007, siempre que hayan transcurrido más de dos años desde la primera aportación, en virtud de la reforma fiscal de 2007, y tras los últimos cambios con restricciones temporales. Se trata de una importante ventaja (la reducción del 40%) pero que al mismo tiempo tiene trampa, ya que al recuperar el plan de pensiones la base imponible crecerá de golpe y puede llevarnos a tributar en los tramos de IRPF más altos. Si elegimos recuperar el plan en forma de renta, esta tendrá consideración de rendimiento del trabajo a efectos de IRPF.

Además, los planes de pensiones ofrecen una ventaja adicional, ya que las aportaciones dan lugar a deducciones en el IRPF. Sin embargo, existen unos límites al capital que se puede deducir por estas aportaciones. Con carácter general no se podrá invertir más de 8.000 euros en planes de pensiones, independientemente de la edad.

A partir de ahí, las cantidades que dan derecho a deducción sí que están sujetas a criterios de edad.

  • Menores de 50 años. Podrán deducir la menor de las siguientes cantidades:.000 euros (aportación máxima que pueden realizar) o el 30% de sus ingresos,
  • Mayores de 50 años. Podrán deducir la menor de las siguientes cantidades: 8.000 euros o el 50% de sus ingresos.
  • Personas con discapacidad. Podrán deducir hasta un máximo de 24.500 euros y seguir disfrutando de ventajas fiscales.

Además, también es posible deducir hasta 2.500 euros al año aportados al plan de pensiones del cónyuge siempre que sus rentas no superen los 8.000 euros.

El problema de los planes de pensiones desde el punto de vista fiscal no está en las aportaciones, que permiten desgravar como has visto, sino al recuperar el dinero. En este caso no tributarás por el beneficio, si no por tus derechos consolidados, que incluyen las aportaciones más el beneficio. Además, los planes de pensiones no tributan como renta del ahorro, sino como renta del trabajo.

Esto supone que deberás aplicar una escala de tipos de interés diferente, la general, que es la siguiente:

Esta misma fiscalidad es la que se aplica a las Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS)

Fiscalidad de los PPA
Los PPA o Planes de Previsión Asegurado son un seguro de ahorro que básicamente se arquitecturan en torno a un seguro de vida que además invierte parte del dinero o, mejor dicho, que sobre todo invierte parte de la inversión. Ofrecen la seguridad de que el dinero está garantizado y que permiten realizar pequeñas aportaciones con una ventaja fiscal. Si conservas el dinero más de cinco años hay premio y no pagarás impuestos siempre que lo recuperes en forma de renta vitalicia.

fiscalidad-del-ahorro-en-2016

Fiscalidad de las cuentas corrientes

Aunque rara vez las apuntamos como un producto financiero, las cuentas corrientes son o eran un vehículo de inversión. En este caso los rendimientos que generen se incluirá dentro de las rentas del ahorro como rendimientos de capital mobiliario. Tu banco te enviará la información que necesites para hacer la renta y para que Hacienda la incluya en tu borrador de la renta 2015.

Otros productos financieros

La lista de productos financieros a los que se puede acceder hoy en día es tan larga que aquí os dejamos algunos enlace que explican cómo tributan otras herramientas de inversión:

 

 

Y como colofón, un video explicativo sobre fiscalidad:

Imagen – ninette_luz  y Andrey_Popov

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categoría: Fiscalidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...

Comentarioss (2)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. admin dice:

    HOLA NASTY DE PLASTY,
    Se tiene en cuenta el conjunto global de las inversiones, no cada una por separado.

  2. nastydeplasty dice:

    Una duda ¿que pasa si tienes 5.000 € en una entidad y 5.000 euros en otra? ¿Como tributa al 21% o al 24%?

Deja un comentario


Logo FinancialRed