Fiscalidad del finiquito: cómo tributa y cómo incluirlo en la renta

El finiquito es la liquidación y pago de lo que la empresa le debe a sus trabajadores ante el cese de la relación laboral y no está exento de tributar en el IRPF. La fiscalidad del finiquito es clara y lo incluye como un ingreso laboral dentro de la declaración de la renta.

Qué es el finiquito

Es fácil confundir el finiquito con la indemnización por despido. En realidad, se trata de conceptos diferentes que, además, tributan de forma distinta.

El finiquito resume la deuda de la empresa con el trabajador en el momento del cese de la relación laboral, tanto por despido como si es el empleado deja su puesto de forma voluntaria. Se cobra siempre, sea cual sea la causa del despido, incluso si es disciplinaria.

El finiquito se compone del:

  • Salario pendiente de cobrar. Es decir, el sueldo que se debe al trabajador hasta el cese de la relación laboral.
  • Vacaciones no disfrutadas.
  • La parte proporcional de las pagas extraordinarias.
  • Bonus y pluses no abonados, siempre que en el contrato no se estipule de forma específica que no se tienen derecho a ellos.
  • La indemnización por despido, en caso de que el cese laboral sea por despido. Esta indemnización se cobrará junto con el finiquito en estos casos.

Como puedes ver, la indemnización se puede integrar dentro del finiquito. Por eso mismo, para saber cómo tributa el finiquito hay que atender a los elementos que la componen en cada caso.

Y es que la fiscalidad del despido estable un límite exento en la indemnización por despido en la renta de 180.000 euros. En otras palabras, que no tendrás que incluir el dinero del despido en el IRPF si la cantidad que recibes se ajusta a los máximos legales y no supera los citados 180.000 euros. Esto se aplica solo a las indemnizaciones por despido. La fiscalidad del resto de indemnizaciones es diferente.

como tributa el finiquito en la renta

Cómo tributa el finiquito

Salarios atrasados, vacaciones no disfrutadas y bonos componen el finiquito. Todos esos ingresos son rentas que no están exentas de tributar en el IRPF y conceptos salariales por lo que hay que pagar impuestos.

Todos estos ingresos se integran dentro de las rentas del trabajo, al igual que el salario que se ha percibido hasta la fecha y tributan bajo los tipos generales del IRPF como rendimientos del trabajo.

Además, la fiscalidad del finiquito hace que la empresa deba incluir en los salarios pendientes la retención de IRPF que corresponda, igual que con las vacaciones no disfrutadas y el resto de conceptos del finiquito salvo la indemnización por despido.

Por eso mismo, a la hora de determinar la fiscalidad del finiquito y cómo tributan esos ingresos, hay que atender a los conceptos que lo forman.

Dónde incluir el finiquito en la declaración de la renta

El finiquito se incluye en el apartado A de la renta referente a los rendimientos del trabajo. Como la empresa aplicará la retención que corresponda al finiquito, lo más habitual es que esta información aparezca ya reflejada dentro de los datos fiscales de Hacienda. Así, sólo tendrás que trasladar los datos a renta web para incluir el finiquito en tu declaración de la renta.

Tanto si cobras el finiquito por cambio de empresa como porque has perdido tu trabajo y vas a cobrar el paro, recuerda que tendrás más de un pagador en la renta y eso puede afectar a tu obligación de presentar el IRPF.

En concreto, el límite exento para hacer la renta baja de 22.0000 euros a 14.000 euros cuando has tenido más de dos pagadores y has recibido 1.500 euros o más del segundo y siguientes pagadores. A modo de ejemplo, si cambias de empresa y la segunda te paga más de 1.500 euros, estarás obligado a presentar el IRPF si tus ingresos en el año superan los citados 14.000 euros. Lo mismo ocurre con el paro, que Hacienda considera como un pagador más.

Esto también se aplica a cómo tributan los ERTE en el IRPF.

Publicidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...