Publicidad

Fiscalidad de los fondos garantizados

Los fondos garantizados son la alternativa para quienes quieren asegurar su dinero y disfrutar de las ventajas fiscales de los fondos de inversión. Descubre cuántos impuestos se paga por un fondo garantizado y cómo incluirlos en declaración de la renta. 

Los fondos de inversión se han convertido en el producto estrella de los bancos toda vez que la colocación de nuevos activos es cada vez más complicada tras las experiencias con acciones preferentes, swaps y otras herramientas tóxicas similares.

Un fondo de inversión es básicamente un producto que invierte en diferentes activos para lograr una rentabilidad. Como ahorrador lo que haces es comprar una participación del fondo a un precio y en función de lo bien o mal que inviertan los gestores, la cotización de esa participación subirá o bajará. El problema de los fondos para muchos ahorradores es esa posibilidad de perder parte de su diner. Para ello los bancos inventaron los fondos garantizados, donde el principal, es decir, el dinero que aportas como ahorrador, está 100% garantizado siempre que se mantenga durante un plazo determinado.
Fiscalidad de los fondos garantizados

Cómo funciona un fondo garantizado

Para entenderlo mejor es necesario profundizar un poco en el funcionamiento de los fondos garantizados. Lo que hace la entidad es asegurar el dinero invertido siempre y cuando se mantenga sin vender las participaciones durante un plazo determinado que suele ser de entre 3 y 5 años.

Como ahorrador puedes retirar antes el dinero, pero en ese caso lo harás a la cotización del fondo y sin que entre en vigor la garantía. Dicho de otra forma, tus ahorros sólo están garantizados para el plazo que firmes, si vendes antes no. Y es posible que en ese momento haya menos dinero en el fondo del que aportaste.

El banco puede ofrecer un renfimiento fijo garantizado, parcial o variable, dependiendo de la modalidad bajo la que se contrate. En cualquier caso, la clave de este producto está en la garantía.

Para garantizar el dinero se ofrecen dos tipos de garantía. La garantía interna, que es la que se activa cuando la cantidad garantizada la paga el banco a través del valor liquidativo del fondo, y la garantía externa que es la forma en la que el banco se protege de eventuales pérdidas y que es el importe de la diferencia entre el valor liquidativo del fondo a vencimiento de la garantía y el valor liquidativo garantizado. Dicho de otra forma, la diferencia entre la cotización del fondo y lo que te ha prometido el banco cuando la inversión ha ido peor de lo esperado y el fondo ha perdido dinero -al ser garantozado, eso a ti como ahorrador no te afecta.

Cómo tributan los fondos garantizados

El tipo de garantía determinará cómo tributa el fondo garantizado y el dinero que recibas. Si la garantía que cobras es la inverna tributará de una forma y si es la externa tributará de otra.

Con la garantía interna

La garantía interna se activa cuando el fondo garantizado ha hecho bien sus deberes y ha ganado dinero. En ese caso su tratamiento fiscal del fondo garantizado será como el de cualquier otro fondo de inversión al uso.

Es decir, a la hora de pagar impuestos por el fondo garantizado, las ganancias obtenidas se integrarán en la base de las ganancias patrimoniales junto con el reto de inversiones y tributarán dentro de las rentas del ahorro. El porcentaje de impuestos en 2019 para las rentas del ahorro son las siguientes:

  • Ganancias hasta 6.000 euros – 19%
  • Ganancias entre 6.000 y 50.000 euros – 21%
  • Ganancias superiores a 50.000 euros – 23%

En este punto la entidad te habrá retenido un 19% a cuenta del IRPF al cobrar tu dinero del fondo.

Además, como con cualquier otro fondo de inversión si decides reinvertir tu dinero en otro fondo no tendrás que pagar impuestos.

Garantía externa

A efectos fiscales la garantía interna no será una ganancia o pérdida patrimonial, sino un rendimiento de capital mobiliario, lo que quiere decir que en lugar de integrarse con otros fondos, lo hará con las cuentas corrientes y el dinero de otros seguros.

En cualquier caso, también tributarán conforme a las tablas de IRPF que hemos indicado anteriormente.

Como puedes ver, la forma en la que cobres el dinero de tu fondo garantizado hará que pagues más o menos impuestos en la declaración de la renta.

Cómo incluir los fondos garantizados en la renta

¿En qué casillas de la renta 2018 hay que poner los fondos garantizados? En las mismas en las que pondrías cualquier otro fondo. En este sentido, lo primero que debes tener claro es cuándo declarar un fondo garantizado en el IRPF. La respuesta es que no tendrás que incluirlos hasta que no retires el dinero. Para que lo entiendas mejor, si has invertido en un garantizado a 3 años, estás en el primer ejercicio y mantienes la inversión, no tienes que ponerlo en la renta. Sólo tendrás que incluirlo cuando reembolses el dinero y sólo si no realizas un traspaso hacia otro fondo de inversión. Y es que en ese caso existe una exención que hará que no pagues nada en la renta.

En cuanto al lugar en el que ponerlos, en este artículo tienes la respuesta: Cómo incluir tus fondos de inversión en la renta

También te puede interesar

Las cinco ventajas fiscales de los fondos de inversión
Qué gastos puedo desgravar de mis inversiones
Cuántos impuestos pagas por tus ahorros e inversiones
Imagen – tanatat en Shutterstock

Publicidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...