Bolsamania

La curiosa historia del Seat Toledo eléctrico de 1992

Aunque ahora parece que todos los fabricantes se han puesto en serio con el tema, la verdad es que el coche eléctrico existe desde hace mucho tiempo. De hecho, ya en el año 1992 Seat se atrevió a presentar un modelo impulsado cien por cien por un motor de estas características.

Viajamos al año de los Juegos Olímpicos de Barcelona, el escaparate internacional perfecto para que la marca con sede en Martorell presentara su Seat Toledo eléctrico que hoy vemos como un lejano y primitivo precedente del actual Seat el-Born. Equipado con un pequeño motor eléctrico con poco más de 20 CV y baterías de plomo-gel (nada de litio) que pesaban unos 500 kg e iban instaladas bajo el suelo, en la parte trasera del vehículo.

La autonomía que alcanzaba este Seat Toledo eléctrico era de apenas 65 kilómetros. No era gran cosa, pero bastó para cubrir la distancia del maratón y acompañar a los atletas portadores de la antorcha hasta el Estadio Olímpico de Montjuich.

Pasaron las olimpíadas, que transformaron para siempre la ciudad de Barcelona y también el resto de España, y no se supo nada más de este Seat Toledo eléctrico. Su vida fue breve. Eran otros tiempos y nadie apostaba aún por esta tecnología, demasiado cara y muy poco demandada por los conductores de los años 90.

Este verano Seat decidió rescatar a este Seat Toledo “olímpico” del olvido restaurando un ejemplar y exhibiéndolo en la Nave A122 de la factoría de la marca en Martorell (Barcelona), donde se ubica la colección Coches Históricos Seat. Si sientes curiosidad para ver de cerca este vehículo pionero, ya sabes a dónde hay que ir.

Fotos – Seat

One Comment