eToro prevé duplicar sus clientes en España y se plantea salir a bolsa

Se califica como "el Facebook de la inversión" y quiere tener un millón de clientes españoles en 2021

  • Pegó el boom en 2017 gracias al bitcoin, pero quiere ser conocida también por otros activos
talisalomon
Tali Salomon, responsable de eToro para IberiaeToro

La firma de trading social eToro va a lanzarse a por el inversor español y está valorando una posible salida a bolsa. En la actualidad, 500.000 de sus diez millones de usuarios (un 5%) son españoles, y el objetivo de la firma de origen israelí es que, en 2021, esta cifra represente al menos el 10%, lo que implicaría doblar usuarios y que estos llegasen a suponer el millón. Para dar el salto en España, su estrategia comercial pasa por usar como ‘gancho’ la operativa en acciones y ETF sin comisiones, para así dejar atrás su imagen inicial de firma de criptodivisas.

Así lo ha asegurado en una presentación esta mañana en Madrid su responsable regional para España y Portugal, Tali Salomon. “Me gustaría que España fuera la tercera región más grande por usuarios dentro de eToro en los dos próximos años”, una región que, como apunta esta directiva, “es el referente para el negocio de Latinoamérica”.

De sus usuarios actuales, un 19% procede de Alemania y otro 18% de Reino Unido, las dos regiones donde más ha penetrado la fintech, centrada ahora en su expansión en Estados Unidos y en pleno análisis de una próxima salida a bolsa, según fuentes del mercado. Aunque el debut del grupo en los parqués aún no tiene fecha estimada ni tampoco formato ni cuantía de salida, las fuentes citadas no descartan que sea “muy próximamente”. El perfil medio de sus inversores es un hombre (el 89% lo son) de 34 años y experto en tecnología.

Salomon califica a eToro como “el Facebook de la inversión”, ya que su ‘leit motiv’ es “que el inversor no se sienta solo”. En opinión de Javier Molina, representante de eToro en España, “queremos disrumpir a los que están irrumpiendo”.

MENOS CRIPTODIVISAS Y MÁS ACCIONES Y ACTIVOS REALES

eToro ofrece a los inversores acciones, ETF, divisas, materias primas, índices y criptodivisas. Para afianzar su posicionamiento en España, han puesto más de 70 acciones españolas en su escaparate, y también han quitado las comisiones de administración y depósito a la operativa en acciones y ETF sobre subyacentes “reales”. En esta campaña, quedan excluidas las operaciones apalancadas.

La fintech de trading social pegó ‘el boom’ entre finales de 2017 y principios de 2018, con un “crecimiento exponencial en España” y otras partes del mundo gracias al rally que vivieron las criptodivisas, entre ellas el bitcoin. Pero desde ese momento, ha hecho un gran esfuerzo por diversificar el mix de productos de sus clientes. “El inversor español nos entra por las criptos, pero luego se queda por otros activos”, afirma Salomon, quien, no obstante, reconoce que “todavía queda trabajo por hacer”, dado que “muchas de las inversiones de los clientes siguen estando aún en las entidades tradicionales”.

POPULAR INVESTORS Y COPY PORTFOLIOS

La firma busca explotar su faceta de red social. Ha puesto en marcha el programa Popular Investor, a través del cual da la posibilidad a algunos de sus inversores más reconocidos de poner su cartera en abierto para que otros inversores recién iniciados en los mercados puedan replicarla. Así, se crearía un grupo de gurús incentivados a mejorar el rendimiento de sus carteras mediante la bonificación de un 2% anualizado sobre el total de patrimonio de inversores de la plataforma que les sigan. El lema es “Todo en uno: siga a otros inversores y copie su cartera”.

También ha creado carteras temáticas (o Copy Portfolios) de bolsa en sectores novedosos y con mucho potencial, pero “no siempre entendibles de inicio”, que los inversores pueden replicar para adentrarse en la temática que quieran de una forma fácil y rápida. Entre las más novedosas, están el cannabis, las energías renovables o las nuevas tecnologías.

Su mínimo de inversión son 200 dólares y el dinero de los clientes europeos está depositado en cuentas segregadas de bancos de primera fila como Barclays Bank o Coutts.