Solo el 53% de la cartera media española podría reemplazarse hoy por fondos verdes y éticos

Se eleva hasta el 66% en el caso de una cartera moderada y al 73% en una cartera agresiva

  • Según un estudio reciente de la gestora Natixis Investment Managers
ep la industria aerea reclama medidaslograr mayores progresosla investigacioncombustibles sostenibles
Inversión sostenibleCEDIDA - Archivo

Por desgracia, los inversores españoles que quieren replicar su cartera con un enfoque más verde y ético lo tienen difícil hoy por hoy. Únicamente un 53% de una cartera conservadora, que es la cartera media española, podría reemplazarse con las condiciones actuales del mercado por fondos de inversión socialmente responsables (ISR) o sostenibles, según un estudio reciente de la gestora Natixis Investment Managers.

Este porcentaje se eleva hasta el 66% en el caso de una cartera moderada y al 73% en una cartera agresiva. La investigación llevada a cabo por la gestora francesa atestigua que, cuanta más renta variable hay en la cartera, más factible es reemplazarla por fondos sostenibles, ya que la oferta de estos segundos es mayor en la bolsa que en otros activos. Sin embargo, hoy es una tarea imposible replicar una cartera tradicional de fondos en versión ISR.

Tomando como ejemplo una cartera conservadora, que es la que mayormente refleja cómo invierte el español tipo, un 89% de los fondos de acciones que la componen podría ser sustituido en este mismo momento por fondos análogos verdes y éticos, mientras que en renta fija solo se podría un 68%, un 50% en el mercado monetario y no podría hacerse este ejercicio (0%) para los fondos mixtos, alternativos o de materias primas.

Para elaborar su estudio, Natixis se ha apoyado en la base de datos de Spainsif. Hay 96 fondos internacionales ISR a la venta en España, por 14 españoles. Entre los primeros, predominan los de acciones y bonos europeos, así como los de renta variable temática. Por el contrario, no hay fondos alternativos -de retorno absoluto o alternativos líquidos- en el universo ISR comercializado en España.

Según Juan José González de Paz, consultor sénior de Dynamic Solutions, la división de análisis de Natixis IM, “en general, los fondos ISR generan más rentabilidad que los tradicionales en renta variable y renta fija y, en cuanto a la volatilidad, tienen más riesgo en renta fija y están más alineados en renta variable”. En deuda, tienden a ser más arriesgados porque, normalmente, los nuevos bonos verdes son emitidos con duraciones muy largas, entre los diez y los 30 años.

Como recuerda González de Paz, la inversión sostenible está mucho más extendida en Europa que en otros lugares: un 52% de los activos gestionados en Europa se hace con criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG), frente a un 26% a nivel global.

BATIR A LA BOLSA AMERICANA, MISIÓN IMPOSIBLE

Misión imposible es batir en rentabilidad a la bolsa americana, incluso tratándose de fondos con un componente sostenible. Aquí se encuentra la mayor brecha en rendimiento entre los fondos tradicionales y los fondos ISR. En opinión del experto de Natixis, esto se debe a que, “en Wall Street, hay mucho peso de la tecnología y este sector, como ha ido tan bien, sesga la rentabilidad de los índices”.

Sin embargo, donde los fondos ISR mejor parados salen en rentabilidad respecto a los tradicionales y a los índices es en los mercados emergentes, tanto en renta variable como en renta fija, puesto que “las empresas emergentes tienen menos o un peor gobierno corporativo”.

Otro aspecto que ha analizado Natixis es el nivel de correlación o diversificación que tienen los fondos verdes y éticos con respecto a los perfiles de riesgo españoles. Así, las estrategias ASG que más diversifican -porque tienen menos correlación con el mercado y los perfiles de riesgo de los inversores nacionales- son los bonos europeos, los bonos globales cubiertos a euro y los multiactivos con perfil conservador.