Bolsamania

Volvo trabaja en su sistema de detección de canguros

Probablemente Volvo sea uno de los fabricantes mundiales de automóviles que más se preocupa y más invierte en cuestiones de seguridad. Como ejemplo, basta con decir que se ha marcado un objetivo tan curioso como loable para el año 2020: que no haya ninguna víctima mortal, ni siquiera heridos, en ninguno de sus coches.

Este objetivo, bautizado como Vision 2020, se basa en la investigación y desarrollo de modernos sistemas de seguridad al volante y conducción autónoma, pero al parecer se han encontrado con un obstáculo difícil de sortear. El nuevo S90, por ejemplo, está preparado para detectar animales grandes como vacas, ciervos y caballos, tanto de día como de noche, pero es incapaz de detectar a los canguros, que se desplazan saltando de una forma demasiado anárquica e incontrolable para los actuales sistemas de detección.

Puede parecer una tontería, pero si Volvo quiere vender su éxito detector de “intrusos” en carretera en Australia y mantener su prestigio a nivel mundial, tendrá que mejorar el sistema. Y para ello se ha embarcado en un programa de pruebas sobre el terreno, es decir, en la isla-continente.

Volvo Cars ya está realizando las primeras pruebas en las largas y solitarias carreteras australianas que recorren la  Reserva Natural de Tidbinbilla, cerca de la capital del país, Canberra. En Australia cada año se producen (no es broma) alrededor de 16.000 colisiones entre coches y canguros.

Habrá que confiar en el buen hacer de los suecos, aunque en kmph.es ya hemos visto algún que otro vídeo que no inspira mucha confianza: Vídeo: atropellados por el coche autónomo de Volvo.

Fotos- Volvo