Bolsamania

Volvo desarrolla tres nuevos procedimientos de Crashtest

Sobre la basis de datos reales de accidentes Volvo ha desarrollado tres nuevos procedimientos de Crashtest de nombre: “foso”, por el “aire” y “terreno abrupto”. Con éstos procedimientos se quieren evaluar las consecuencias de la salida de un vehículo de la carretera. Basándose en los resultados el fabricante implementará las medidas de seguridad oportunas.

En el procedimiento “por el aire” el vehículo abandona el carril a una velocidad de 80 km/h, se eleva y aterriza sobre una superficie lisa a unos 80 centímetros por debajo. El fuerte golpe sobre las ruedas ocasiona varias fuerzas verticales al igual que un piloto de un avión de combate sufre en un asiento eyectable.

En el procedimiento “foso” se simula como el vehículo se mete dentro de un foso de 80 centímetros de profunidad y choca contra la pared. Aquí también se ocasionan fuerzas verticales.

El test “terreno abrupto” simula la conducción sobre un terreno abrupto en el que se producen movimientos rodados laterales así como movimientos verticales y horizontales del vehículo.

Volvo también ha desarrollado para los nuevos procedimientos un puesto de prueba multiutilidad el cuál sirve mejor para analizar la posición tanto sentado como de espalda de los pasajeros. La instalación se compone de un asiento de vehículo y un sistema de sujección de la espalda los cuáles estan montados sobre un robot industrial de varios ejes. Éste robot junto a un muñeco dummy pueden ser programados de tal manera que simulan los movimientos de los pasajeros en cada uno de los tres escenarios de accidentes o en cualquier otro escenario en el que el coche se sale de la calzada.

Hasta el momento no existen regulaciones ni tests que evalúen el comportamiento del vehículo en éste tipo de accidentes. Volvo trabaja en sus pruebas no para obtener una nota o pasar un test concreto sino que se trata más bien de conocer como y cuando ocurren accidentes y lesiones para así poder desarrollar tecnologías para evitar esto. El objetivo de Volvo es llegar a la meta fijada para 2020 en la cuál la marca sueca se propuesto que en sus coches involucrados en un accidente no haya muertos o heridos de gravedad. De esta manera hay que cubrir toda una analgama de accidentes que pudieran ocurrir en el tráfico rodado.