Bolsamania

sQuba, el coche sumergible

rinspeed-scuba-lateral-submarino

Si te sorprendió el Sea Lion, el asombroso coche anfibio, lo que te traemos hoy no te dejará indiferente. Se llama Rinspeed sQuba y se presenta como el primer coche sumergible de la historia. Fue diseñado hace cinco años por un grupo de ingenieros suizos que se inspiraron, cómo no, en el fantástico coche submarino que pilotaba James Bond en la película “La espía que me amó” de 1977.

El sQuba está impulsado por tres motores eléctricos (uno para funcionar en superficie y dos que se encargan de mover las hélices bajo el agua), puede sumergirse a 10 metros de profundidad.

Como pez en el agua

squba_a22Viendo las imágenes con detenimiento muchos se estarán preguntando: ¿por qué descapotable? La razón es muy sencilla: si la cabina estuviera cerrada sería imposible abrir las puertas en caso de emergencia, debido a la presión.

Es, por tanto, una cuestión de seguridad. Los que viajen en el sQuba tendrán que mojarse. Eso sí, disponen de máscaras de buceo para su paseo subacuático y la tapicería del biplaza está confeccionada con materiales resistentes al agua.

A pesar de lo revolucionario de la idea, hay un gran desequilibrio entre la velocidad máxima que este vehículo puede alcanzar por tierra (cerca de 120 km/h) y bajo el agua (tan sólo 6 km/h).

El sQuba fue presentado como concept car en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2008, pero hasta hoy todavía nadie se ha animado a invertir en él y convertir este proyecto digno de película de ciencia ficción en realidad.

Uno de los motivos es el elevado precio de mercado que alcanzaría cada una de sus unidades que harían de este modelo, según sus creadores, “un juguete para ricos”, inaccesible al resto de mortales.

Fotos – El País