Bolsamania

Red Bull varía su postura: “Alonso o Hamilton habrían hecho lo mismo”

horner

Parece que la postura de Red Bull con respecto a lo sucedido en el Gran Premio de Malaisia ha cambiado en los últimos días. Al principio, en el equipo austríaco nadie pudo justificar lo injustificable pero a medida que va pasando el tiempo, el discurso va permutando. Por una parte, es lógico. No podemos olvidar que esto es una competición y que cada cual ha de defender sus intereses. El linchamiento -merecido, por otra parte- al que ha estado sometido Sebastian Vettel desde que terminó la segunda prueba del Mundial ha sido intenso y, desde luego, nada beneficioso para su escudería. El problema, a mi modo de ver, viene que con la defensa del germano viene (de manera inexorable) otro palo a Mark Webber. El australiano lleva sin sentir el apoyo de los suyos demasiado tiempo y ahora lo ha percibido de manera efímera.

Christian Horner, jefe del equipo de la marca de bebida energética, ha decidido salir al paso de la polémica y variar notablemente su postura. “Si Alonso o Hamilton hubieran estado en su situación, habrían hecho lo mismo. Y a Webber le hemos visto hacerlo en esa posición. No podemos decir que sea algo único en Vettel”, ha manifestado en declaraciones al rotativo británico ‘Daily Mail’. Ojo, que igual tiene razón y quizás los pilotos mencionados habrían actuado del mismo modo, pero lo que es seguro es que la humillación a un compañero no se habría producido con tanto descaro. De hecho, es impensable que en un equipo serio se produzca algo así, por mucho que ahora quieran justificarlo.

Al final, Horner lo que ha querido con todo esto es echar balones fuera: “A veces, no podemos tenerlo todo bajo control, al menos no tanto como nos gustaría. Sólo puedes confiar en que respetarán al equipo y a la mecánica”. A mí lo que me sigue sorprendiendo, en cualquier caso, es la falta de criterio, la desorganización que se está observando en el actual campeón del mundo de constructores. La imagen que Red Bull está dando es la de una entidad desestructurada en la que no se sabe bien quién manda. De hecho, y a tenor de lo visto en Malaisia, muchos piensan que el jefe es Sebastian Vettel. Lo dicho, dos semanas que se harán bastante largas hasta que llegue el Gran Premio de China. El 14 de abril, el gigante austríaco tendrá mucho que explicar, aunque sea sobre el asfalto.