Bolsamania

Hyundai Santa Fe, un modelo de cuento

 Hyundai Santa Fe

Ante la imposibilidad de ponerse a nivel de los fabricantes europeos son sus coches, Hyundai pretende establecerse en otras esferas con la tercera generación de su emblemático Santa Fe.

Lanzado en el año 2001, el Hyundai Santa Fe ya ha vendido más de 2,56 millones de unidades en todo el mundo, de las cuales 350.000 han ido a Europa. La segunda generación (2006-2012) marcó un cambio de posición con un precio también en alza, que se acompañaba de mejores prestaciones, lo que no impidió que se vendieran más de 15.000 unidades.

El fabricante surcoreano ha sabido hacer bien las cosas. Por eso no es extraño que el Santa Fe siga ganando en cuestión de prestaciones y subir la gama del vehículo para competir directamente con el Audi Q5, el BMW X3, el Mercedes GLK, o el Volvo XC60.

El look del nuevo modelo es fruto de la colaboración entre los estudios americanos, europeos y coreanos, presentando un estilo mejor adaptado al otro lado del Atlántico, donde el Santa Fe parece ser un modelo muy apreciado.

La puesta parece que le ha salido bien: este Santa Fe posee una prestancia digna de los SUV premium. En cuanto al estilo “Fluidic Sculpture” se añade la influencia de ciertos elementos naturales tomados de algunos fenómenos meteorológicos adversos: el “Storm Edge”.

Las líneas del SUV que gana 30 mm hasta alcanzar los 4,69 m de largo y perder 70 mm de altura con relación a la antigua generación, son más refinadas, y las curvas mucho más marcadas.

Si la parte trasera se parece mucho al ix35, el robusto frontal, anteriormente formado por unos faros alargados y un imponente morro hexagonal cromado, parece poder penetrar mejor en un tornado, proyectando una luz potente a través de sus faros LED que destacan los antinieblas.

El Hyundai alcanza una velocidad sideral para adaptarse a un habitáculo que desprende sobre todo calidad. Pero para rivalizar con los modelos premium, es imperativo que la elección de los materiales sea de alta calidad, y sobre los que no se pueda poner ningún tipo de peros.

Foto – Vootar