Bolsamania

Detenido por hackear el coche de su ex-pareja

Los nuevos modelos de coches vienen equipados cada vez con más y menor tecnología. Esto, que es sin duda un avance, también tiene sus peligros. Para ilustrarlo, un suceso acaecido en la ciudad australiana de Hobart, donde un hombre fue detenido por hacker el coche de su expareja.

Los hechos sucedieron hace poco menos de un año. El “pirata informático” es un habilidoso mecánico de 38 años que se las arregló para tomar control del Land Rover de su víctima, modelo que ella compró a instancia suya. Tal vez ya lo hiciera pensando en poder hackear el vehículo más adelante, si era necesario. Y así lo hizo el año pasado, controlando el ordenador de a bordo de forma remota y vigilando todos sus movimientos.

Según la policía australiana, el hombre consiguió hacerse con el número de identificación único del vehículo (VIN) para descargar una aplicación y poder arrancarlo y detenerlo de manera remota. Pero no fue hasta seis meses después de haber roto la relación cuando se descubrió el pastel: cuando la víctima perdió el teléfono móvil descubrió una serie de correos electrónicos que mostraban que su expareja había estado recopilando datos sobre sus movimientos.

Esta historia no es más que el reflejo de una realidad: los ataques cibernéticos a automóviles han aumentado de forma espectacular en los últimos tiempos: de 15 incidentes que detectaron en el primer trimestre de 2018 a 51 registrados durante el primer trimestre de 2019, según datos de The Upstream.

Según este estudio casi la mitad de estas intruisiones se producen en los coches que se abren sin llave. Otro punto vulnerable son los servidores donde se almacena la información de los vehículos y lo que permite conectarlos entre sí y con otros dispositivos.

Fotos – ABC News