Bolsamania

Circuitos de leyenda: Nürburgring

El piloto de Fórmula 1 Jackie Stewart dijo una vez que el Circuito de Nürburgring era “un infierno verde”. Una forma muy descriptiva de referirse al que durante muchos años fue considerado el circuito más difícil del mundo, absolutamente agotador para los pilotos.

El mito del Infierno Verde

El circuito original de Nürburgring, hoy convertido en parque de atracciones, fue construido en 1925-27 por el arquitecto Otto Creutz cerca de la localidad de Nürburg, unos 50 km al sur de la ciudad de Colonia. Estaba dividido en dos secciones:  la sección sur o Südschleife, de 7,5 km, y la sección norte, llamada Nordschleife, de 22,8 km.

El GP de Alemania de F1 llegó por primera vez aquí en 1951. En la lista de los Ringmeister (así se llamó a los vencedores en Nürburgring) figuraron nombres legendarios de la historia de este deporte como Juan Manuel Fangio, John Srtees y Jackie Stewart, que consiguió subir a lo más alto del podio dos veces, aunque también tuvo que abandonar en tres ocasiones. Fue él precisamente quien calificó el circuito de “Infierno Verde”, un apodo que ha pasado a la historia y dice mucho del altísimo nivel de exigencia de este circuito.

La estrella de Nürburgring inició su declive en la década de los 70. Los monoplazas se habían vuelto cada vez más rápidos y el circuito no cumplía con las medidas de seguridad adecuadas. El brutal accidente de Nikki Lauda en 1976 acabó por darle la puntilla.

Nurburgring hoy: un futuro incierto

La F1 borró el Infierno Verde de su lista de circuitos de cabecera y desde entonces, y después de grandes trabajos de reacondicionamiento, solo ha regresado de manera puntual. Eso sí,  Nürburgring acoge regularmente pruebas de otros destacados campeonatos como el DTM, aunque utilizándose solamente el trazado modificado de Südschleife.

El trazado de Nordschleife ha quedado relegado a una simple atracción turística para nostálgicos. Actualmente se usa como pista de pruebas de automóviles de producción y de carreras. Pagando una determinada cantidad, cualquiera puede disfrutar de la experiencia de rodar en el circuito con su propio su automóvil.

Las instalaciones del autódromo alemán incluyen un parque de atracciones y un pequeño centro comercial. También aquí se celebra cada año el festival de música Rock am Ring.

Sin embargo, los problemas económicos de la gestión del circuito y la millonaria inversión que requiere adecuar el circuito a los estándares que exige la F1 son un lastre que puede provocar que el GP de Alemania cambie definitivamente Nürburgring por el circuito de Hockenheim. El futuro de este mítico circuito está en el aire.

Fotos – 8000vueltas