Bolsamania

Alpha Phönix: la fortaleza sobre ruedas

309038621595626530

Hablamos aquí de un Mercedes clase G modificado como coche con blindaje. Hay gente que por su profesión esta expuesta a una serie de riesgos y desea un coche blindado, la empresa de Munich Alpha Armouring ofrece un coche todoterreno a la vez que es confortable.

“Lo mejor de dos mundos”, una frase que los fabricantes emplean con ganas. Y si la formula Klaus Ackermann tiene su propio sentido. Klaus Ackermann es el jefe de la empresa Alpha Armouring en Munich y dice: “nuestros clientes vienen a menudo de regiones en dónde las infraestructuras no son las deseadas”. De manera menos diplomática: las carreteras si las hay, son catastróficas. Por ello que se debe de tratar de un coche extremadamente todoterreno que a su vez es resitente y lujoso. Así como el Alpha Phönix sobre el que Ackermann dice: “es representativo como un Pullman, confortable como una clase S y sin límites de utilización como una clase G.

El coche es un Fort Knox sobre ruedas. En cuanto se cierra la puerta uno se siente en el interior como en una carcel de alta seguridad. No obstante no se puede tener claustrofobia o tener miedo a los espacios cerrados pues si bien hay suficiente espacio para las piernas y uno se puede casi tumbar en la parte trasera, la sensación desaparece en cuánto se aprieta un botón y sube la pantalla separadora detrás de los asientos de piloto y copiloto. Tan solo queda abierto una pequeña ranura en las ventanas por motivos de seguridad.

Para ello éste coche de cuatro toneladas se deja conducir de manera extremadamente ágil A pesar del peso y de los neumáticos blindados el coche ofrece un sólido confort de amortiguación y un posicionamiento en el cuál los giros de esquivo no llevan automáticamente a serpentear. Y en cuanto se acelera el potente V8 de 544 caballos el G 63 AMG se transforma en un habitual todoterreno de su categoría. Lo único que limita el radio de acción es el consumo, menos de 30 litros a los cien no entran en éste coche.