Bolsamania

Adiós al Rolls Royce Phantom

El fabricante británico de automóviles de súper-lujo Rolls Royce ha tomado la drástica decisión de poner fin a la producción en serie de uno de sus modelos más emblemáticos: el Phantom.

Aunque en el último año ha habido rumores que apuntaban a que la actual producción del Rolls Royce Phantom se reduciría notablemente y sólo se atendería a demanda, al final no siquiera eso. La decisión es irrevocable: a partir del 1 de enero de 2017 ya no se producirán más unidades.

Pero, como suele decirse, “a rey muerto, rey puesto”. Ya hay sucesor para el Phantom: la esperada versión sedán del Rolls Royce Drophead Coupé (ver foto de abajo), aunque habrá que esperar hasta 2018 para conocerlo en profundidad.

El Rolls Royce Phantom salió al mercado en el año 2003 con un motor V12 de 6,75 litros y 48 válvulas, inyección directa de gasolina y una potencia de 460 CV. Su carrocería era completamente de aluminio y las puertas traseras se abrían en sentido inverso. En su momento fue descrito como el mejor coche que jamás había salido de la planta de Goodwood.

Después llegaron las versiones descapotables y coupé, además de un atrevido prototipo llamado Phantom 102X presentado en el Salón de Ginebra de 2010.

Pero en el mundo del motor, especialmente en el segmento de lujo, rige también el lema de “renovarse o morir”. Y así, la octava generación del Phantom llegará en 2018 con grandes novedades, como el uso de una nueva plataforma de aluminio que es servirá de modelo a todos los futuros modelos de la marca. Desde Rolls Royce aseguran sin rubor que este nuevo modelo será “el mejor coche del mundo”.

Foros – Automotive