Nordea: "Delegar nuestros fondos es más efectivo que correr riesgos con una fusión o compra"

Entrevista a Anders Bertramsen, responsable de Productos Externos en Nordea Asset Management

  • Los mandatos de fondos son una tendencia hermética pero igual de profunda que el M&A entre gestoras
anders nordea
Anders Bertramsen, responsable de Productos Externos en Nordea AMNordea Asset Management

Primero fue el sector bancario y ahora, la industria de gestión de activos. El sector financiero en su conjunto está inmerso en una gran ola de reestructuraciones y es turno de las firmas de inversión. DWS o Sabadell AM son solo algunos de los proyectos corporativos que están en el aire en Europa. En España, Mutua Madrileña, Mapfre y Bestinver han recalentado el mercado con las compras de Alantra WM, EDM y Cygnus, en el primer caso; Abante, en el segundo, y Fidentiis, por parte del tercero. Pero, frente a esta gran tendencia, hay otra más hermética pero igual de profunda: los mandatos de fondos y la marca blanca. CaixaBank, Santander AM y Bankia AM ya han presentado iniciativas al respecto. Es una forma de ahorrar costes, mejorar capacidades y evitar los riesgos corporativos de una fusión o una adquisición. Anders Bertramsen, responsable de Productos Externos en Nordea Asset Management, explica esta segunda vía en una entrevista para Bolsamanía, fórmula que la gestora de referencia en los países nórdicos aplica desde 2006.

Bolsamanía: Normalmente, quienes delegan los fondos son los distribuidores en las gestoras, pero en este caso es una gestora en otras gestoras. ¿Por qué lo hacen?

Anders Bertramsen: Hay muchas razones. Lo primero, nos permite ofrecer un escaparate completo de productos relevantes a los clientes, y los fondos gestionados externamente complementan nuestras capacidades internas. Esto nos asegura que Nordea, como gestora, pueda ser relevante para aquellos clientes que buscan de forma específica gestoras con una oferta muy amplia. También nos da una credibilidad adicional, porque es difícil ser el mejor en cada clase específica de activo. Nos asociamos con gestoras muy fuertes en su terreno, y nos garantiza una ventaja competitiva respecto a gestoras de un tamaño similar al nuestro que intentan hacer todo en casa.

¿Cuándo se dio el primer mandato a otra gestora y cuánto representa hoy su negocio de marca blanca?

Lo hemos estado haciendo desde 2006, cuando MacKay Shields fue galardonada por la subgestión del fondo Nordea 1-Global High Yield Bond Fund, domiciliado en Dinamarca. Desde entonces, este enfoque ha crecido hasta incluir 19 gestoras de marca blanca que cubren más de 30 fondos en los países nórdicos y Luxemburgo. Esta línea de negocio representa un 10% de los activos totales, esto es, unos 20.500 millones de euros sobre un total de 204.800 millones.

¿Los mandatos de fondos son una alternativa ‘low cost’ a las operaciones corporativas entre gestoras?

Delegar es una forma efectiva de poder ofrecer un espectro completo de capacidades a través de distintos países y estilos de inversión, sin correr con algunos de los riesgos que las fusiones y adquisiciones pueden tener para las compañías. En nuestro caso, con 19 socios distintos de marca blanca, seguir una estrategia de M&A sería imposible de implementar.

¿Qué fondo o gestor ha sido un hallazgo? Por el contrario, ¿han sufrido en estos años alguna decepción con algún socio?

Hemos tenido muchos éxitos en los últimos diez años delegando nuestros fondos en casas como, por ejemplo, Capital Four, PGIM, DoubleLine, Aegon o la propia MacKay Shields. En algunos casos, una asociación no ha funcionado debido a una total falta de interés por el activo por parte de los clientes. Por ejemplo, tuvimos una marca blanca con una boutique de acciones brasileñas, e hicieron unos resultados muy buenos y sólidos, pero finalmente cerramos el fondo y acabamos con el acuerdo porque no había suficiente interés por ese activo.

¿Cuáles son las grandes inquietudes de sus inversores hoy día?

Los clientes buscan rentabilidades atractivas, pero tienen grandes dificultades a la hora de identificar dónde encontrarlas. Personalmente, creo que los activos menos líquidos, como la deuda privada o los activos reales, continuarán cosechando interés. Y este es un área en la que se requiere competencias muy especializadas, así que es muy probable que nos asociemos con nuevas gestoras externas.