Los fondos que los analistas de banca privada aconsejan evitar en 2019

Advierten, en especial, sobre los de renta fija euro, acciones growth y retorno absoluto

  • También han seleccionado los fondos imprescindibles para 2019
calculadora
Los fondos a evitar en 2019, según los analistas de banca privada

Si saber en qué fondos invertir en 2019 es importante tras un 2018 para el olvido en los mercados, el peor desde 2008 y la quiebra de Lehman Brothers, más importante aún es saber qué fondos evitar, bien porque son una continua decepción bien porque el momento no es el adecuado para estar en ellos. Distintos analistas de bancos privados han establecido para Bolsamanía un mapa de los fondos que podrían dar problemas a los inversores, y entre ellos están los de renta fija (a casi todos los plazos y, en especial, en euros), los de acciones growth o los de retorno absoluto, entre otros.

Una de las categorías donde los expertos más reservados se muestran es la de monetarios, más si son en euros. “Evitaría cualquier fondo de este tipo con una comisión de gestión por encima del 0,4%. Aunque vaya a ser una reserva de liquidez, será un producto que en rentabilidad nominal obtenga en el año una rentabilidad negativa”, prevé José María Luna, director de Análisis de Arquia Banca.

De la misma opinión es Gracia Campos, responsable de Fondos de Inversión de Deutsche Bank. “Las opciones de obtener rentabilidad son muy escasas en los fondos monetarios y de renta fija a corto plazo. Los utilizaríamos únicamente de forma táctica para reducir el riesgo”, defiende la experta. Entre los riesgos a los que se enfrentan los inversores, están una inflación por encima de lo esperado y un endurecimiento de la política monetaria de la Fed, incertidumbres políticas en Europa y que la amenaza del proteccionismo siga escalando posiciones.

En renta fija, la clave estará en moverse mediante estrategias flexibles, según Jorge González, analista de Tressis, que pone el cerco en torno a fondos con carteras de mucha duración. “Este riesgo es superior en el caso europeo que en el americano, donde al contar con unos cupones más atractivos, éstos sirven de colchón en caso de movimientos muy agresivos de las rentabilidades exigidas a los bonos”, apunta.

EN ESTADOS UNIDOS, NO TODO VALE

Pero en Estados Unidos, no todo vale. “Seríamos prudentes con el crédito americano, tanto de grado de inversión como de alto rendimiento (o high yield)”, afirman Ion Zulueta, responsable de Selección de Fondos, y Paolo Mezza, socio de Arcano Family Office.

Marta Díaz-Bajo, directora de Análisis de Fondos de atl Capital, no tendría un gran porcentaje de la cartera en fondos en dólares. “A pesar de que el dólar ha sido el mejor activo con riesgo medio para inversores en euros de 2018, podría volver a depreciarse, aunque sea temporalmente”, cuestiona.

¿UN MAL AÑO PARA EL GROWTH?

En renta variable, los valores de crecimiento están en revisión. “Estaríamos fuera de aquellos fondos más sesgados a growth, especialmente los que están muy expuestos a sectores como el tecnológico, que si bien han tenido muy buen comportamiento hasta ahora, en un entorno de volatilidad creciente pueden sufrir más”, recela David Sánchez, analista de Andbank.

Patricia Justo, directora de Selección de Fondos de A&G Banca Privada, favorece grandes compañías frente a las small caps, “por su carácter algo más defensivo, pero sobre todo, por ser compañías más líquidas”, algo que se antoja necesario en un punto de final de ciclo expansivo como el actual y con la volatilidad de vuelta y en niveles elevados.

RETORNO ABSOLUTO, EL ETERNO FIASCO

Luna tampoco confía en los fondos de retorno absoluto o, al menos, en jugarse una gran parte del patrimonio a estos fondos. “Año tras año, siguen decepcionando a los partícipes pues, lejos de defenderles cuando la situación se torna adversa en los mercados financieros, no lo hacen. Es cierto que hay honrosas excepciones, pero, lamentablemente, por ahora son los menos”, critica. En España, solo dos fondos de retorno absoluto han acabado en verde en 2018, ambos de atl Capital.

La categoría de retorno absoluto perdió de media ponderada un 4,79% en 2018, según Inverco. Y deja una muy mala imagen para las gestoras de estos productos, puesto que sólo un 1,5% de estos fondos terminó con una rentabilidad positiva.

En general, considera Alberto Roldán, director en GBS Finanzas Investcapital, el ejercicio debería ser mejor para los fondos activos que para los pasivos. “Tratamos de evitar aquellos fondos más ligados a los índices. No discutimos el potencial de la gestión pasiva, simplemente optamos por otras estrategias. Creemos que se puede seguir ganando dinero de forma consistente con gestores diferenciales”, asegura.