Publicidad

Las trampas en la renta que Hacienda sí suele cazar

Con premeditación y alevosía o por pura ignorancia, cometer errores en la declaración de la renta es habitual. Hacienda lo sabe y también conoce los fallos y las trampas más habituales. Si estás pensando en hacer alguna de estas 10, piénsatelo dos veces y si no es así, repasa tu declaración por si acaso.

Todo el mundo quiere pagar lo menos posible en la declaración de la renta, pero una cosa es usar las herramientas legales para reducir la factura fiscal y otra bien diferente cometer fraude. Bien de forma intencionada o por desconocimiento, hay errores que se repiten de forma más o menos sistemática todos los años, que la Agencia Tributaria conoce y que no suele dudar en perseguir y castigar.

fraude fiscal y recursos de Hacienda

Un artículo publicado por El País recoge los fraudes más significativos que desde aquí completamos con algunos propios. Son los siguientes:

Los gastos personales

Esta es una partida clave para autónomos y profesionales, que en muchos casos tratan de deducir como gastos de representación y similares lo que en realidad son gastos personales. Como norma general, sólo se pueden incluir como gastos los relacionados con la actividad profesional. La ropa, por ejemplo, quedaría fuera si no se trata de uniformes, mientras que los tickets de comidas suelen estar siempre en el punto de mira de Hacienda.

No hay un baremo concreto, pero es fácil que las alarmas de la AEAT salten si los gastos superan el 50% de los ingresos para un autónomo.

El vehículo de empresa o profesional

El coche de empresa también es fuente de fraude y malos entendidos. Como norma general, el vehículo sólo podrá deducirse cuando está 100% afecto a la actividad económica. Dicho de otra forma, si hay uso como particular, no se podrá deducir salvo el IVA en su adquisición. Sin embargo, la mayoría de inspectores admitirán incluir el 50% de los gastos como profesionales.

Otra cuestión diferente es el coche que la empresa pone a sus empleados. En este caso existe un fuerte desconocimiento y el error es más por un fallo que por la intención de defraudar. El coche de la empresa tributa como renta en especie, pero sólo  el 20% del valor de mercado del vehículo nuevo.

Las multas y sanciones

Algunas personas tratan de deducir las multas y sanciones, especialmente las multas de tráfico. Se trata de un error, ya que multas y sanciones no se puede desgravar, como tampoco los apremios de recargo. Además, Hacienda tiene acceso a la base de datos de las multas de tráfico y todo tipo de sanciones e incluso puede recaudarlas si los organismos emisores se lo solicitan.

Los gastos de viaje

Otros dispendios que forman parte de los gastos de representación y que muchos autónomos y profesionales aprovechan para meter las vacaciones familiares. Hacienda está muy al tanto de estas situaciones y de hecho cuenta con ratios e índices por sectores con los viajes por tipo de empresa. Además, hay gastos como los de las copas o los taxis a altas horas de la madrugada que serán de difícil justificación.

La gasolina

En el caso de los gastos en gasolina, lo primero será contar con una factura simplificada y no con un ticket, que no tiene validez. En cualquier caso, aquí se aplicaría la misma lógica que hemos explicado para los gastos generales del automóvil: incluir sólo el 50% de los gastos ya que, por ley, sólo se pueden imputar los gastos si el vehículo está 100% afecto a la actividad.

La deducción por vivienda

En este caso suele tratarse más de errores por desconocimiento que de fraude. Y es que no todo el mundo es consciente de lo restrictivo que puede llegar a ser el concepto de vivienda habitual a efectos de la desgravación y que este cuadro nos recuerda.

¿Cuál es la vivienda habitual para Hacienda?

Muchos de los casos detectados por Hacienda se refieren a personas que compraron su vivienda pero, al no poder hacer frente a la hipoteca o venderla, decidieron alquilarla y ya no viven ahí. Si no resides en la vivienda no puedes desgravar por ella -de hecho, si la compraste y no viviste durante los tres siguientes años deberías devolver las deducciones-. En este sentido, Hacienda puede utilizar los datos de consumo eléctrico o de agua para comprobar si una persona vive o no en la casa.

Otro error relacionado con la vivienda y para el que Hacienda usa un criterio diferente es el de personas que sí residen en la vivienda pero que no cambiaron el padrón y a los que puede llegar a pedir que devuelvan las deducciones, al igual que quienes compraron la casa y no se fueron a vivir antes de un año.

El otro gran fallo tiene que a veces es fraude y otras desconocimiento tiene que ver con las ampliaciones de la hipoteca o las hipotecas que superan el 100% del valor de la casa. En este sentido, no se puede desgravar la ampliación de la hipoteca para hacer reformas  o para comprar un coche porque ese dinero no se está destinando efectivamente a la adquisición de la casa.

El alquiler de vivienda

El fraude más repetido es no declarar los ingresos del alquiler, algo que Hacienda no suele tardar en detectar cruzando datos y realizando un poco de trabajo de campo.

En el caso de los inquilinos, es habitual que se produzcan errores al aplicar las deducciones porque éstas se repartan entre varias personas cuando sólo una aparece en el contrato de alquiler -recuerda que sólo si hay un contrato de por medio podrás desgravar- o que una de las personas de la pareja trate de incluir el 100% del alquiler cuando los dos figuran en el contrato. El fisco suele detectar estas cuestiones, así que cuidado. Del mismo modo, antes de aplicar al deducción asegúrate de que el casero ha cumplido con sus obligaciones al registrar y entregar la fianza.

Los hijos

Los hijos son fuente de deducciones fiscales en el IRPF, pero también de trampas. Una de las más habituales es que cada miembro de la pareja se deduzca el 100% de cada hijo cuando deberían hacerlo al 50%.

Del mismo modo, es habitual seguir beneficiándose del mínimo por hijos a cargo después de que éstos cumplan los 25 años, cuando esta es la edad límite para poder hacerlo.

Mínimo personal y familiar para 2015

 

Las Sociedades Patrimoniales

Facturar actividades profesionales a través de sociedades es algo lícito, pero que no siempre asegura ventajas fiscales. Si facturas a través de la sociedad, debes hacerlo a precio de mercado y no por debajo o por encima del mismo. Además, para que una sociedad pueda desgravar los gastos, debe justificar que son necesarios para obtener ingresos.

Las subvenciones

Toda subvención y ayuda pública incluye en su convocatoria un apartado donde se indica si está o no exenta de tributar. Existen exenciones, pero si no es tu caso, debes consignar la ayuda como ganancia patrimonial porque hacienda tiene información sobre todas las subvenciones públicas.

Si necesitas más información sobre cómo tributan las becas y subvenciones, aquí te lo contamos.

Los premios de loterías y otros juegos

Los premios de la Lotería, ONCE y Cruz Roja dejaron de estar exentos de tributar, pero para evitar el fraude, Hacienda ya incluye la correspondiente retención de IRPF cuando superan los 2.500 euros. En el resto de casos, deberás incluir tus ganancias, aunque por fortuna podrás compensar con las pérdidas sufridas.

Aquí te explicamos cómo tributan los juegos de azar y las apuestas deportivas en el IRPF.

A cuánto sale el fraude

Si Hacienda te caza en uno de estos errores o tratando de engañarla, te expones a una multa y una sanción. La cuantía dependerá del tipo de infracción y del tiempo que tardes tú en dar parte o Hacienda en darse cuenta. La siguiente tabla resume la situación:

infracciones-y-sanciones-tributarias-aeat

 

Publicidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...