Publicidad

Cómo tributa la inversión en roboadvisors

¿Pondrías tu dinero en manos de un gestor automatizado? Miles de personas ya confían ellos para inversor. Si eres una o si lo estás pensando, te interesa conocer la fiscalidad de los roboadvisor y cómo tributa ese ahorro en la renta.

Lo primero que necesitas saber para entender cómo tributan los roboadvisors es tener claro cómo funciona un gestor automatizado de inversión. De forma muy resumida, un roboadvisor invierte el dinero de los ahorradores en carteras de ETFs y/o fondos indexados. Así de simple.

Cuando un ahorrador acceder a un roboadvisor, el gestor le hace una serie de preguntas que servirán para determinar su perfil como inversor y asignarle a una cartera de fondos de inversión compuesta normalmente por fondos indexados y ETFs. Por eso mismo, la fiscalidad de un roboadvisor es la misma que la fiscalidad de un fondo de inversión al uso en la mayoría de casos.

¿Hay que pagar impuestos con los roboadvisor?

Por si todavía no lo tienes claro, la respuesta es afirmativa. Los roboadvisor no están exentos de tributar en la declaración de la renta por las ganancias o pérdidas que obtenga.

Como con cualquier otra inversión, tendrás que pagar impuestos por la inversión en roboadvisors cuando decidas retirar el dinero y hacerlo líquido. Es decir, cuando vendas los fondos de la cartera indexada.

como tributa la inversión en un roboadvisor

Cómo tributa la inversión en un roboadvisor

¿Y cuál es esa fiscalidad de los fondos de un roboadvisor? Los impuestos de los roboadvisor son los propios de los productos que componen su cartera de inversión: fondos indexados y ETF.

Esto quiere decir que los beneficios por invertir en Indexa o en Finizens tributarán como una ganancia o pérdida patrimonial al hacer la renta, pero solo cuando retires el dinero. Como cualquier otro fondo, la fiscalidad de los fondos indexados permite aplicar la exención por traspaso.

En otras palabras, si en lugar de vender un fondo de la cartera del roboadvisor lo traspasas a otro, no tendrás que pagar impuestos por la ganancia en el IRPF. Este diferimiento fiscal propio de la fiscalidad de los roboadvisor es una interesante ventaja frente a la inversión con acciones.

Eso sí, es una ventaja que solo se aplica a los fondos indexados, ya que la fiscalidad de los ETFs es diferente y similar a la de las acciones. Por eso mismo, la mayoría de gestores automatizados optan por los fondos indexados en lugar de los ETF.

Cuántos impuestos pagas por un roboadvisor

La tributación de los roboadvisor es sencilla. Como cualquier otra ganancia o pérdida patrimonial, el rendimiento que obtengas se sumará al resto de rentas del ahorro para tributar a los tipos del ahorro, que son los siguientes:

  • 19% para ganancias hasta 6.000 euros
  • 21% para ganancias entre 6.000 y 50.000 euros
  • 23% para ganancias superiores a 50.000 euros

Estos tramos del ahorro se aplican de forma gradual y no sobre el total de los beneficios del roboadvisor. Además, como con cualquier otra inversión, la fiscalidad de los roboadviros permite compensar pérdidas y ganancias en la renta. Es decir, restar el dinero que has ganado o perdido con Indexa, Myinvestor o similar a otras ganancias que hayas tenido en bolsa o con otros fondos de inversión.

De hecho, hay gestores automáticos como Indexa que aprovechan esta ventaja para llevar a cabo una optimización fiscal de las inversiones de su cartera en los reembolsos. Este gestor automatizado permite elegir al usuario cómo realizar las retiradas parciales de dinero atendiendo a la optimización fiscal. Así, se puede elegir entre:

  • Minimizar el impacto fiscal, lo que pasa por reembolsar los fondos con menores pérdidas o ganancias.
  • Realizar plusvalías: se retiran los fondos con más ganancias, algo óptimo si ya tienes pérdidas de otras inversiones con las que compensar la ganancia.
  • Realizar minusvalías: se venden los fondos con más pérdidas, lo que puedes usar para compensarlas con ganancias que hayas obtenido en otras inversiones.

Retención de IRPF en los roboadvisor

Como con los fondos de inversión, al reembolsar las ganancias acumuladas, la fiscalidad de los roboadvisor impone una retención del 19% a cuenta de IRPF.

El banco custodio será quien practique esa retención, de manera que, si has ganado 1.000 euros, sólo recibirás en tu cuenta 810 euros. El resto se lo quedará Hacienda a la espera de que hagas la declaración de la renta.

Publicidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...