Bolsamania

Vettel, contra todos: “No me disculpé por ganar”

redd

Al contrario de lo esperado, Sebastian Vettel ha vuelto a encender la mecha de la polémica en Red Bull. El germano, que desde que terminó la carrera de Malasia, estaba inmerso en el complicado proceso de lavar su imagen, ha dado un paso al frente. Reconoce que actuó mal, sí, pero justifica su acción. “No me disculpo por ganar. Creo que eso (ganar) es por lo que me han contratado en primer lugar y por lo que estoy aquí. Me encanta correr y eso es lo que hice“, publica la página web de la ‘BBC’. De esta forma, el tricampeón del mundo se reafirma -en parte- en su decisión y acrecenta sobremanera las expectativas de cara al Gran Premio de China. ¿Volvería a hacer lo mismo? Sin duda, sí. Por eso se entiende el anuncio de la escudería austríaca de que no habrá más órdenes de equipo.

Ojo, que esto siempre un precedente peligroso para el equipo de la marca de bebidas energéticas. Fueron muchos los que pensaron que Vettel era el mandamás, que nadie allí podía pararle los pies y ahora eso se evidencia. No en vano, el propio corredor reconoce lo ocurrido en Sepang: “Lo que sorprendió a la gente fue cómo acabó la carrera. No hay mucho más que añadir. Me disculpé por ponerme a mí mismo por encima del equipo. Se lo dije al equipo nada más acabar“. Es complicado hablar más claro. El teutón corre el riesgo de convertirse en el niño malo del paddock, en el enemigo de todos, en el más odiado. O quizás en realidad sea lo que busca. Es difícil de saber.

Lo que está claro es que ya no habrá concesiones por parte de ninguno de los integrantes de Red Bull. Seguro que Mark Webber habrá asistido con indignación a estas declaraciones y, llegado el caso de que se produzca una situación similar, tomará las medidas pertinentes. Como ya he recordado en ocasiones anteriores, el máximo beneficiado de este convulso clima en el gigante austríaco no es otro que Ferrari. Fernando Alonso es consciente de que puede aprovechar las diferencias entre Vettel y Webber, máxime teniendo en cuenta que el australiano y el asturiano no tendrían ningún problema en unirse para vencer al enemigo en común que tienen. Lo dicho, la actitud de Vettel es peligrosa. No es sencillo luchar contra todos, pero el alemán está dispuesto a hacerlo. Veremos cómo termina la historia.