Hace dos veranos dijimos adiós al legendario VW Beetle para siempre. Desde Volkswagen no concedió espacio a ninguna esperanza: era una despedida definitiva. Sin embargo,el “muerto” podría resucitar