Bolsamania

El “coche eléctrico a pedales” de Canyon

No, no se trata de una broma. La empresa alemana Canyon, líder europeo en el mundo de las bicicletas eléctricas, ha anunciado la creación de un prototipo de automóvil eléctrico cuya baterías se cargarían, en parte, “a golpe de pedal”.

El “coche a pedales” de Canyon tiene un peso de 95 kilos y mide 83 centímetros de ancho, un metro de alto y 2,5 metros de largo. En lugar de volante, tiene una serie de palancas y su batería de 2000 Wh le proporciona una autonomía de cerca de 150 kilómetros.

a marca también destaca la versatilidad de un vehículo que podría integrarse en el tráfico de automóviles a 60 km/h, y luego pasar por un carril bici a 25 km/h. ¿Hay sitio para un vehículo urbano de este tipo en el mercado? Precisamente la idea de esta presentación es averiguarlo.

Mitad coche eléctrico, mitad bicicleta… La idea de Canyon puede parecer loca, arriesgada o visionaria, dependiendo de quién la analice. Sin embargo, no es un invento nuevo. Ya a mediados de la década de los 80 apareció un modelo llamado Sinclair C5 con características muy similares. Su lanzamiento fue un fiasco, ya que sólo se vendieron 5.000 unidades de las 200.000 que se pensaban vender al año.

En Canyon no temen que la historia se pueda volver a repetir. EL CEO de la compañía, Sebastian Wegerle, afirma que el momento histórico actual es muy distinto y la movilidad urbana es completamente diferente.

En definitiva, este prototipo servirá para tomarle la temperatura al mercado y ver cuál es la reacción del público ante tan inusual propuesta. Al menos, el proyecto ya ha conseguido una victoria: despertar la curiosidad de muchos aficionados a los coches.

Fotos – Canyon