Bolsamania

Algunos consejos para el mantenimiento de la batería

 

De manera general, el alternador proporciona las “necesidades eléctricas ordinarias” del coche. Si por el contrario, la demanda de energía es superior a lo que el alternador puede producir en un momento dado, la batería debe proporcionar la falta. En caso de avería del alternador, la batería se convierte en la única fuente de energía.

Abusar durante demasiado tiempo de la batería tiene el riesgo de disminuir su potencial. Además, esto se agrava en caso de frío, cuando ésta pierde su carga con mayor rapidez. Si no queréis llevaros ninguna mala sorpresa, la próxima vez que arranquéis vuestro coche en frío, debéis limitar el uso simultáneo y prolongado de los grandes consumidores para tener siempre cargada la batería.

No olvidéis que para arrancar el motor, debe proporcionar de una sola vez una cantidad considerable de energía, ya que éste es el mayor consumidor de energía del coche.

Otros grandes consumidores de electricidad: teléfono, sistema antihielo del cristal trasero, calefacción a máxima potencia, climatización, faros antiniebla, calefacción en el asiento.

Pero cuidado, tampoco conviene caer en el otro extremo, como esas personas que por celo de economizar demasiado, retardan al máximo el momento de encender los faros o que sólo encienden las luces de posición cuando están circulando.

En la hipótesis de que no uséis el coche durante los meses de invierno, no os olvidéis de desconectarla. Para desconectar la batería conviene actuar de la manera siguiente: comenzar por el polo positivo (+), y luego el polo negativo (-).

Para volver a conectarla, operar de la misma manera, pero en sentido inverso. De esta manera estáis seguros de que vuestra batería no va a descargarse, y que vuestro coche volverá a arrancar cuando haga mejor tiempo y volváis a cogerla.

Un truco para facilitar el arranque

No dudéis a la hora de “despertar” vuestra batería con tiempo frío, encendiendo los faros durante 30 segundos durante un minuto antes de accionar la llave de contacto (sin olvidar de apagarlos antes de arrancar el coche).