La gestión discrecional de carteras alcanza los 67.000 millones y un 26% son fondos extranjeros

El patrimonio medio gestionado por cartera es de 117.000 euros, según Inverco

  • Este servicio representa el 21% de la distribución total de fondos en España
fondos-de-inversion

La gestión discrecional de carteras mueve en España un negocio próximo a los 67.000 millones de euros, del cual algo más de una cuarta parte está destinado a fondos de gestoras extranjeras. Las cifras de este servicio de inversión tan utilizado desde hace un par de años por la banca han sido publicadas por primera vez desde Inverco, una iniciativa que la patronal de los fondos puso en marcha en el verano de 2018 y que adelantó Bolsamanía.

A cierre de 2018, había firmados 572.076 contratos de gestión discrecional de carteras en España, mediante los que se gestionaban 66.806 millones en activos. De ellos, más del 91% correspondía a clientes minoristas, según los datos que 34 gestoras han facilitado a Inverco de sus respectivos grupos financieros.

La gestión discrecional es una manera de afrontar las inversiones en la que el cliente delega la decisión de compra y venta de fondos o valores a un gestor de carteras o gestor patrimonial. Según Inverco, este servicio representa el 21% de la distribución total de fondos en España. El resto es ejecución o asesoramiento.

Su comercialización se intensificó ante la entrada en vigor de MiFID II en 2018, ya que a través de varios perfiles de riesgo, las entidades pueden gestionar las carteras de miles de clientes al mismo tiempo, lo que supone un ahorro de costes, el evitar riesgos reputacionales ante banqueros que van ‘por libre’ y pueden causar quebrantos a los clientes y una mayor rapidez a la hora de entrar o salir del mercado. El patrimonio medio gestionado por cartera es de 117.000 euros.

Dentro de las carteras discrecionales españolas, un 59% de los subyacentes (con 39.371 millones) son fondos de las propias gestoras del grupo en cuestión, es decir, fondos de los bancos, por lo que es un negocio que ‘se queda en casa’. Únicamente un 26% está en fondos de gestoras extranjeras, por valor de 17.631 millones, mientras que ni tan siquiera un 0,05% está en fondos de boutiques independientes españolas.