BlackRock: los ETF crecerán un 122% en cinco años, hasta los 12 billones de dólares

Una de sus palancas de crecimiento serán los ETF sostenibles

  • La mayor gestora del mundo pone ejemplos de por qué la ISR es rentable para el inversor y las empresas
cblarry fink4 short1
Larry Fink, presidente y consejero delegado de BlackRock

Los ETF no paran de captar adeptos y su trayectoria seguirá siendo exponencial durante los próximos años. Así lo pronostica BlackRock, la mayor gestora del mundo. Prevé que los activos bajo gestión en ETF a nivel global podrían alcanzar los 12 billones de dólares en los próximos cinco años, lo que supondría más que doblar su patrimonio actual y equivaldría a un crecimiento anual medio de más del 24%. Una de sus palancas de crecimiento serán los ETF sostenibles.

Hoy día, estos fondos cotizados que replican índices gestionan casi 5,5 billones, un volumen sobre el que BlackRock controla más del 40%. Si en 2024 llegaran a la cifra que augura la gestora americana, su crecimiento total sería del 122%.

Varias de las palancas que más pueden empujarles son la inversión socialmente responsable (ISR) y la inversión institucional. Más de dos tercios de los inversores institucionales cree que incorporar valores ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) es clave para la gestión reputacional de la propia gestora de fondos.

En este sentido, la firma prevé que la industria de ETF sostenibles crezca de los 25.000 millones de hoy a los 400.000 millones de dólares en activos para 2028, es decir, que se multiplique por 16.

LA INDUSTRIA ISR EN EL MUNDO

En los años 60 dio comienzo el mundo de la ISR. Algunos inversores comprometidos buscaban igualdad y distintas organizaciones religiosas evitaban acciones ‘conflictivas’ en sus carteras de inversiones. A principios de los 80, se creó el primer fondo ISR y, en 2006, nacieron los Principios de Inversión Responsable de la ONU (UNPRI, por sus siglas en inglés). Recientemente, en 2018, la Comisión Europea desveló su estrategia para un sistema financiero que respalde la Agenda Europea para el Clima y el Desarrollo Sostenibles.

El volumen de activos en fondos (activos e indexados) y ETF sostenibles ha crecido de 453.000 millones en 2013 a 760.000 millones en la actualidad, un 68% más.

RESULTADOS POSITIVOS DE LA ISR

En una presentación ante la prensa, André Themudo, responsable del área de Distribución de BlackRock para España, quiso ilustrar con ejemplos cuantitativos los efectos positivos de la ISR sobre las inversiones y el desempeño de las empresas.

Entre 2012 y 2018, Wall Street tuvo una rentabilidad anualizada del 14,4%, mientras que su contraparte en ISR alcanzó el 14,5%, una décima más. En el resto de bolsas mundiales sin EE.UU., el rendimiento fue del 7,7% en el mismo periodo y también de forma anualizada, frente a un 8,1% de su índice sostenible comparable. Aquí, la ISR sirvió para desmarcarse aún más si cabe que en Wall Street, dada la eficiencia de las bolsas americanas. Similar situación se dio en los mercados emergentes: con un 4,3% (tradicional) frente a un 5,7% (ISR).

Por otra parte, varios informes de MSCI muestran que compañías en el MSCI World Index con “fuerte presencia de liderazgo femenino” generan ROE de 10,1% al año, frente a un 7,4% de aquellas que no.

El compromiso de la gestora dirigida por Larry Fink con la ISR es notable. Barbara Novick, una de los ocho cofundadores de la compañía, lidera la división bautizada como BlackRock Investment Stewardship, especializada en inversiones sostenibles. En esta unidad trabajan 40 profesionales, y la intención de la gestora es duplicar sus expertos en los próximos tres años.

Además, en la carta anual que envía el propio Fink a las empresas en las que invierte BlackRock, la palabra “sostenibilidad” ha estado presente de forma ininterrumpida desde 2015. En total, casi 550.000 millones de dólares de los fondos de BlackRock en el mundo utilizan criterios ASG para invertir, de los cuales 52.000 millones son puros de ISR.