Publicidad

Fiscalidad de los dividendos

Entre las estrategias de las empresas cotizadas para compensar a sus accionistas se incluye el reparto de dividendo. Se trata de un dinero u otra compensación que se entrega a cada accionista por cada uno de los títulos que posean. Como con casi todo, Hacienda reclamará parte de este dinero al hacer la declaración de la renta. ¡Descubre cómo tributan los dividendos y cuántos impuestos tienes que pagar por ellos!

A la hora de establecer la base impositiva en la declaración de la renta hay que tener en cuenta, entre otras cosas, los rendimientos obtenidos durante el ejercicio fiscal. Estos se dividen principalmente entre las rentas de trabajo y las rentas de las inversiones, además de las rentas de capital inmobiliario. Es decir, se sumaría todo el dinero que hemos ganado a lo largo del año por diferentes vías para pagar impuestos al hacer el IRPF.

 

En este sentido, las rentas de capital mobiliario o rentas de capital a secas, son las que se refieren a los rendimientos obtenidos por inversiones en fondos, acciones y en general cualquier producto financiero. Los dividendos forman parte de este tipo de rentas, que después se juntan con el resto de dinero obtenido vía inversiones para tributar dentro de las rentas del ahorro, como veremos más adelante.

Qué es un dividendo

Antes de adentrarnos en cómo tributan los dividendos conviene aclarar qué es un dividendo y si existen varios tipos del mismo. La definición más aceptada es que un dividendo es la forma que una empresa tiene de retribuir directamente a sus accionistas. Habitualmente los dividendos suelen se reparten en función de los resultados de la empresa, pero esto no siempre tiene por qué ser así.

Estos son los tipos de dividendo más habituales:

  • Dividendo a cuenta: como su propio nombre indica, se reparte a cuenta de los resultados finales esperados por la empresa. Dicho de otra forma, si la compañía prevé ganar 10 millones, parte de este dinero se repartirá entre los accionistas -bien es cierto que puede reinvertirse todo en el negocio-.
  • Dividendo complementario: complementa el dividendo a cuenta una vez se conocen los resultados reales de la compañía.
  • Script Dividend: es una fórmula cada vez más utilizada y que básicamente permite al accionista cobrar el dividendo en forma de capital o de acciones de la compañía. Es decir, se cobraría el dinero en efectivo o una cantidad estipulada de acciones nuevas por cada título que posea el accionista.

Cada empresa manejará un modelo de dividendo en función de lo que le interese en cada comento, aunque como hemos comentado, los script dividens están de moda.

Los dividendos por acción en la declaración de la renta

Como tributan los dividendos

La fiscalidad de los dividendos es un tanto especial y se escapa a la norma general del resto de rentas de ahorro por las que las ganancias obtenidas tributan a un 21% hasta 6.00 euros y un 25% a partir de esa cantidad y hasta 24.000 euros y a un 27% a partir de esa cantidad. Y es que parte del dinero obtenido vía dividendos se incluyen entre los ingresos que no tributan, como los premios de la lotería nacional o autonómica, quinielas, primitivas, bonoloto y loterías de la Cruz Roja o la ONCE, por ejemplo.

En este caso concreto, la legislación marca que están exentos de tributar dividendos, primas de asistencia a juntas y participaciones en beneficios con el límite máximo de 1.500 euros. Es decir, que sólo habrá que pagar por las cantidades obtenidas vía dividendo hasta esa cifra. Quienes superen esa cantidad sí deberán tributar las ganancias obtenidas por medio de dividendos según los márgenes que se aplican a las inversiones y que son los siguientes para la renta 2014, la renta 2015, la renta 2015 y posteriores ejercicios salvo nuevo cambio fiscal (pinchar en la imagen para hacer más grande).

 Como tributan los dividendos en el IRPF

El funcionamiento de las rentas del ahorro y del capital mobiliario es relativamente sencillo. Se juntan todos los beneficios obtenidos a lo largo del ejercicio, se minoran o restan las pérdidas, se compensan con rentas pendientes de ejercicios anteriores y se obtiene así la base imponible. Sobre esta base imponible se aplicarán los tipos que figuran en la tabla anterior, de forma que si hemos ganado 25.000 euros, los primeros 6.000 tributarán al 21%, la cantidad excedente hasta los 24.000 euros (18.000 euros si no me fallan las cuentas) lo hará al 25% y los 1.000 euros restantes al 27%.

Con la exención por dividendos funciona igual, si hemos ganado 2.000 euros por esta vía sólo pagaremos impuestos por 500 euros. Es decir, sólo esos 500 euros se sumarán al resto de rentas del capital mobiliario.

Además, esta exención no opera ni para las sociedades de inversión colectiva ni para los dividendos correspondientes a acciones adquiridas dentro de los dos meses anteriores al cobro de dividendos si en los dos meses posteriores se venden esas acciones. Esto se hace para evitar que los accionistas compren acciones sólo para cobrar el dividendos y después ‘abandonen’ el barco.

El motivo de que la fiscalidad de los dividendos sea tan ventajosa es incentivar la inversión a largo plazo y no penalizar al pequeño inversor por acudir al mercado bursátil apostando por las grandes compañías, que suelen ser las que tienen una política de dividendo más atractivas y estables.

Cómo tributan a partir de 2015

La reforma fiscal trae importantes cambios para la fiscalidad de los dividendos. El primero es la modificación de los tramos del ahorro sobre los que tributan y que serán los que aparecen en la tabla anterior. El cambio sirve, en teoría, para rebajar la carga impositiva y hacer también más progresivos los impuestos que se pagan por las inversiones. En este sentido, habrá un año transitorio, que será el de 2015 para establecer los tramos definitivos ya en la renta de 2016.

Sin embargo, el mayor cambio para los dividendos consiste en la eliminación de la exención de 1.500 euros. Y es que a partir del 2015 ya no habrá exención alguna, de forma que todo el dinero ingresado mediante dividendo pasará a pagar impuestos e incluirse con el resto de rentas del ahorro.

 

¿Tienes dudas? Sólo tienes que dejarnos un mensaje y estaremos encantados de ayudarte.

También puedes seguirnos en Twitter y Facebook, donde estaremos encantados de responder a tus dudas.

Imagen medio – Lisa S. en Shutterstock

Publicidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...