Publicidad

Cómo funciona la devolución de la Renta

El proceso de devolución de la renta a los ciudadanos comienza desde el mismo momento en que Hacienda envía los borradores y se abre el plazo para su confirmación. En teoría, cuanto antes presentemos la declaración antes cobraremos, pero existen unos plazos para recibir el ingreso.

El calendario del contribuyente marca abril como el mes en el que ya se puede solicitar el borrador de la declaración de la renta y también confirmarlo. Para quienes el resultado sea a devolver, es decir, aquellos contribuyentes que deban ingresar dinero del Estado, podrán esperar entonces la devolución de la renta por parte de la Agencia Tributaria.

Los contribuyentes que antes realicen su declaración de la renta también ingresarán antes la devolución de la renta. El ingreso por parte de la AEAT se realizará en la cuenta consignada por cada ciudadano en su declaración en un plazo no superior a seis meses desde que finalice la campaña de renta. Y es que la Ley de IRPF establece que las devoluciones deben practicarse antes del final de año (el plazo legal finalizaría el 31 de diciembre) para quienes obtuvieran un resultado negativo -es decir, a devolver- en su declaración de la renta 2014 . -la que haremos en 2015-.

Por fortuna, Hacienda suele practicar estas devoluciones de forma anticipada y quienes confirman el borrador en los primeros días no suelen tener que esperar más de un mes para recibir su dinero. De hecho, con el programa Reno hay quienes han recibido el ingreso en menos de una semana.

Por desgracia, y este blog es testigo, las cosas no siempre son tan perfectas y puede darse el caso de que pasados los seis meses establecidos por la ley el contribuyente siga sin recibir su devolución de la renta. Incluso se han visto situaciones en las que el plazo de devolución ha superado los 12 meses solapándose así con  un nuevo ejercicio de la renta. La causa más común suele ser que Hacienda está realizando comprobaciones complementarias de los datos presentados por el contribuyente o la existencia de deudas fiscales pendientes, aunque siempre conviene ‘recordarle’ que todavía no se ha practicado la devolución. De todas formas, si se superan los mencionados seis meses, la AEAT deberá incluir de oficio  en la devolución el llamado interés por demora. Se trata de un porcentaje que se suma a la cantidad a devolver y que en 2015 es del 5% anual. Sirve, entre otras cosas, para compensar al contribuyente y evitar que su dinero pierda valor por culpa de la inflación.

Consultar la declaración

Desde 2008 todos los contribuyentes pueden consultar el estado de su devolución de la renta a través de la página web de la AEAT y de la Sede Electrónica de la AEAT. Para acceder a esta información sólo es necesario introducir el DNI o NIF y la cantidad pendiente de devolución por parte de la administración o el número de referencia de la declaración.

La información proporcionada por la AEAT no suele ser excesiva, pero sí la suficiente como para saber si hay algún problema con la declaración de la renta o si Hacienda necesita datos adicionales. En este sentido, hay una serie de elementos que pueden influir en la velocidad a la que se realiza la devolución de la renta. En primer lugar, suelen ser más rápidas las devoluciones cuando se confirma directamente el borrador de la renta 2014 tal y como lo envía la AEAT, ya que en ese caso no son necesarias mayores comprobaciones. Sin embargo, esto no siempre es posible y a la hora de modificar estos datos hay que tener cuidado para que las cantidades consignadas coincidan con las que tiene Hacienda -la mayoría de problemas suelen llegar por parte de la empresa y la forma en la que consigna ciertos gastos–

Además, hay que tener en cuenta que los importes a devolver que sobrepasen los 4.000 euros suele tardar más en completarse, ya que Hacienda tiende a comprobar que los datos y deducciones sean correctas. Del mismo modo, Hacienda puede tomarse más tiempo en revisar una declaración cuando se produce una compensación de saldo entre cónyugues, cuando se incluyen cuentas corrientes de las que el contribuyente no es titular o en determinados casos de deducciones por rehabilitación de vivienda, donde pueden exigirse los papeles que acrediten dichas obras y su necesidad. Por último, las deudas con Hacienda u otros organismos oficiales suelen motivo para paralizar la devolución y, en caso de que fuese pertinente, restar la cantidad adeudada de la que se iba a devolver.

En cualquier caso, lo que nunca hay que hacer es desesperar, sino más bien ser paciente y saber que tarde o temprano recuperaremos ese capital. Lo que no debemos es contar con que lo tendremos en un plazo determinado a efectos de nuestras finanzas personales.

¿Se puede acelerar la devolución?

Cómo lograr que Hacienda te devuelva antes. Esta es la pregunta que se hacen millones de españoles y lamentablemente hay que responder que no existe una fórmula mágica para acelerar el proceso. La Agencia Tributaria tiene sus propios tiempos y no es muy proclive a acelerar o ralentizar procesos porque sí. Insistir puede llegar a tener su efecto, pero su eficacia no está ni mucho menos probada.

En cualquier caso, si queremos ‘vengarnos’ de la AEAT por sus retrasos, nada mejor que preparar bien la declaración del siguiente ejercicio para desgravar el máximo posible.

Este video, aunque algo anticuado, también ofrece interesantes trucos:

Publicidad

¿Algo que añadir? ¡No te cortes!

Loading Facebook Comments ...