Bolsamania

¿Tracción delantera o tracción trasera?

Se conocen tres tipos comunes de tracción en los vehículos. Trasera, delantera o a las cuatro ruedas. Reservando que la tracción a las cuatro ruedas está pensada y es adecuada para un único tipo de terreno cómo es el campo o pistas no asfaltadas, dejamos ésta a un lado para centrarnos en los otros dos tipos de tracción que son las más comunes para carreteras asfaltadas.

Como tracción se conoce la fricción de un cuerpo con una superficie, como la que se produce en los neumáticos con el contacto de la calzada. La potencia que desarrolla el motor es transmitida a las ruedas delanteras o traseras por medio de los ejes.

La tracción delantera es aquel sistema de propulsión que transmite la potencia a las ruedas delanteras. Por lo general se combina con un motor delantero. El primer vehículo con éste tipo de tracción se desarrollo en 1898 por una compañía austríaca. En serie se fabricaron éste tipo de vehículos a partir de 1931 por la compañía DKW y después de la guerra por sus sucesores directos Audi, Sachsenring y Wartburg. Citroën en Francia en el año 1934 también comenzó la fabricación a gran escala de los Traction Avant. Pero la generalización de la tracción delantera en vehículos pequeños y compactos vino en 1959 de la mano de la empresa BMW con el Mini. A partir de 1970 se generalizó como forma de tracción habitual en vehículos compactos y de tamaño mediano.

Ventajas e inconvenientes:

En el diseño del automóvil, la unidad de tracción se puede integrar con facilidad en el lugar para ello destinado entre la suspensión delantera, la dirección y el espacio de pies. En la fase de montaje la unidad de tracción se monta como una unidad en la carrocería lo que optimiza todo el proceso de producción. Además, el empleo de distintos tipos de distancia entre los ejes no se ve influenciado por la unidad de tracción.

Como inconveniente en motores montados transversalmente destaca que no se pueden emplear unidades de tracción voluminosas. El diseño eficiente del espacio en los vehículos pequeños y medianos, dificulta el arreglo y mantenimiento de la unidad de tracción. La ventaja de una tracción montada transversalmente es la misma dirección de rotación que el eje de tracción lo que facilita la transmisión de fuerza. Y por otro lado, se ahorra en espacio lo que posibilita un capó de menor envergadura, más espacio en el interior del vehículo y una mejor reacción en caso de un accidente frontal (el motor y la transmisión se meten menos dentro del habitáculo que en caso de un motor longitudinal). La tecnología MQB es un concepto con motor transversal y tracción delantera de la Volkswagen AG.

En motores montados longitudinalmente la parte delantera del vehículo tiene que ser más larga que en caso de un motor transversal. Además, hay un mayor peso sobre el eje lo que se traduce en una dirección también más rígida. Volkswagen ha desarrollado una tecnología llamada MLB de motor longitudinal.

Comportamiento del automóvil:

Los vehículos con tracción delantera sufren más el subviraje, situación en la cuál la parte delantera del vehículo tiende a patinar hacia el exterior de la curva. Al acelerar se incrementan los ángulos de inclinación en las ruedas delanteras. Por ello es prácticamente imposible realizar “Drifts” con este tipo de tracción.

La tracción trasera se da cuando la potencia del motor sólo se transmite a las ruedas traseras, independientemente de donde vaya situado el motor. Se le conoce técnicamente como propulsión. La tracción trasera es el sistema de propulsión más antiguo en la historia del automóvil.

De esta manera era más fácil desde el punto de vista de fabricación, repartir las funciones (dirección al eje delantero, potencia y freno al eje trasero). Aún cuando se implantó en 1930 la tracción delantera, debido a que era más robusto y su fabricación más económica, la tracción trasera mantuvo su liderato durante años. Es en 1970 cuando comenzó a perder importancia.

Ventajas e inconvenientes:

La ventaja principal de un vehículo con tracción trasera es su más fácil construcción y la tracción del eje se puede realizar por medio de una cadena. Otra ventaja es un diámetro de giro menor, ya que la disposición de la dirección se da en el eje delantero no hay que prestar atención a la tracción. Por la separación de dirección y de tracción no hay influencias molestas de la tracción sobre la dirección.

Debido al reparto dinámico del peso sobre los ejes, al acelerar se fuerza el eje trasero lo que repercute en una mejor tracción. Y puesto que en la mayoría de los coches con tracción trasera la carga del maletero resulta en un mayor peso sobre este eje, la tracción también resulta ser mejor en coches con carga.

Coches con tracción trasera tienden al sobreviraje. Situación que se produce al tomar una curva cuando las ruedas traseras resbalan sobre el suelo hacia el exterior de la curva. Conductores expertos podrán reaccionar en estas situaciones e incluso se dan “drifts” controlados en curvas.

En combinación con un motor delantero hará falta un elemento mecánico adicional (árbol de transmisión) lo que significa un coste mayor, menos espacio y más peso. La fuerza de los ejes será menor en caso de un vehículo sin carga lo que puede llevar a patinar o falta de tracción en las ruedas.