Bolsamania

Mini Clubman tercera generación: el definitivo Mini familiar

La tercera generación de Mini Clubman se presenta convertido ya definitivamente en un coche familiar, sin ambages ni disimulos. Este modelo hace algo más que añadir dos puertas traseras, el máximo atrevimiento al que habían llegado las dos generaciones anteriores, sino que alarga sus dimensiones para alcanzar una longitud de 4,25 metros e incorpora nuevos elementos que lo alejan del clásico Mini.

Como siempre, el estilo de la carrocería es elegante y característico, con unas líneas más redondeadas y acabados más cuidados. Por primera vez las cuatro puertas no aparecen a la vista como si hubieran sido encajadas a la fuerza, sino que se integran perfectamente en el conjunto. Por otra parte se mantiene el sistema de dos puertas “en armario” del maletero.

Sin embargo, es en el interior donde se han hecho los mayores esfuerzos. El vehículo ha sido completamente rediseñado, manteniendo la fidelidad a los códigos del Mini clásico. Destaca el panel de mandos circular, iluminado por un anillo LED que puede cambiar de color y las formas redondas prevalecen en todos los elementos del habitáculo. Una novedad que arranca exclamaciones de asombro es el haz de luz que proyecta el logo de la marca al abrir la puerta del conductor. Tal vez no tiene mucha utilidad práctica, pero es un detalle cautivador.

El nuevo Mini Clubman se presenta también con una amplia y variada gama de motores de tres o de cuatro cilindros tanto en diesel como en gasolina, todos equipados con turbocompresor.

El precio de este coche está en línea con su alto estándar de calidad, oscilando entre los 22.300 € para la versión más sencilla hasta los 31.300 € que cuesta el Cooper SD diesel de 190 CV. Obviamente, las posibilidades de personalización, casi infinitas, pueden elevar estas cifras todavía mucho más.

Fotos – FIAT