Bolsamania

La bujía. – Historia y su función –

1bujias_titulo

El primero en patentar la actual bujía en su forma y cómo hoy en día se conoce fue Renault en Francia. Anteriormente a comienzos de siglo, un alemán: Gottlob Honold desarolló en las fábricas de Robert Bosch una primera variante de la bujía.

Básicamente se trata de un componente de encendido roscado en la cabeza del cilindro que contiene dos electrodos entre los cuales existe un espacio reservado a la formación de arcos eléctricos de alta tensión que prenden la mezcla de aire – combustible comprimida. Pertenece al sistema de encendido de motor.

6jk614Desde el sistema de encendido (bobina de encendido – ruptor de encendido) se genera una tensión de encendido la cual a través del cableado se transmite a la bujía propiamente dicha. En ella se genera la chispa entre el electrodo central y un electrodo de masa de tal manera que inicia el proceso de combustión.

En los últimos años, algunos fabricantes de vehículos se han pasado a un sistema de generación de tensión de encendido de manera eléctrica. Pero esto eleva por un lado los costes ya que hace falta una instalación propia electrónica para cada bujía pero por otro lado se evita la instalación de cables de alta tensión en el compartimento del motor.

La bujía debería de alcanzar rápidamente su temperatura autolimpiante entre los 360 y los 850 grados centígrados. Esta situación autolimpiante evita que los electrodos se ensucien por medio de los restos de combustión.

Las bujías deben adecuarse en sus valores de calor a los respectivos motores. En una bujía demasiado “fría” pueden aparecer fallos en el encendido. Y de lo contrario en una bujía demasiado “caliente”, los electrodos se consumen a gran velocidad.

Las bujías han de ser reemplazadas regularmente debido al desgaste de los electrodos.

Carbonización húmeda o seca.

La carbonización húmeda se puede dar en casos de un mantenimiento inadecuado, en bujías demasiado “frías” o gasolina de bajo octanaje. Tendrá una apariencia entonces oscura brillante. De no corregirse el motor podría apagarse y no volver a arrancar o se rompe el catalizador, consumirá demasiado aceite así como, aumentarán las emisiones de gases.

En la carbonización seca se acumula carbón alrededor de los electrodos. Resultando en fallos de encendido y dificultando el arranque del motor. Se puede dar debido a una mezcla de combustible demasiado rica en aire o combustible, que el estrangulador del carburador esté mal ajustado, un defecto en el sistema de inyección del combustible, una bujía demasiado “fría” o por el mero hecho de tener el motor demasiado tiempo al ralentí.