Bolsamania

Hudson Hornet de 1951: el clásico resucitado gracias a la película Cars

Arrasó en la NASCAR en la década de los 50 y luego cayó en el olvido. Hasta que Pixar decidió rendirle homenaje con el personaje de “Doc Hudson”.

He aquí un pedazo de historia del automovilismo en Estados Unidos: el flamante Hudson Hornet de 1951, una joya de coleccionista de la que apenas quedan por ahí algunas unidades a precios astronómicos. También es parte de la historia de la NASCAR, siendo el campeón indiscutido durante tres temporadas seguidas, de 1951 a 1953.

Este deportivo vintage de dos puertas nació como reemplazo natural del Hudson Commodore: fiel a su estilo pero con líneas más agresivas, mucho más espacioso y con un agarre superior, gracias a su chasis más bajo. Tras su glorioso paso por la NASCAR se produjo un restyling más profundo, orientando así a este modelo a atraer a más compradores y renunciando definitivamente a las carreras.

La primera generación del Hudson Hornet montaba un motor 5.0 de seis cilindros con 145 CV de potencia, que en la versión de 1954 se incrementaría hasta 160 CV. Sería producido aún hasta 1957 y el mismísimo Steve McQueen tuvo uno de estos fabulosos coches en su garaje.

Doc Hudson y Cars (2006)

Cincuenta años después de su creación, el Hudson Hornet volvió a tener protagonismo en el mundillo del motor gracias a la película de animación Cars, un film de la factoría Pixar que arrasó en taquilla y en el que uno de los personajes principales, el viejo y gruñón ex-campeón Doc Hudson, aparecía encarnado en un clásico y elegante Hornet de color azul. En la versión original fue el mismísimo Paul Newman quien prestó su voz para el personaje.

Después de aquello, el precio del Hornet en el mercado de coches clásicos se disparó aún más. La genuina versión de dos puertas en prácticamente imposible de enconmtrar, y las escasas unidades que salen a subasta muy de vez en cuando no bajan de 100.000 euros de precio de salida.

Fotos – Panorama Auto