Josef Ajram abandona la gestión de su sicav por los malos resultados

El famoso trader, escritor y deportista gestionará a partir de ahora su propio patrimonio personal

  • La sicav, con más de 500 clientes, cambiará de nombre y política de inversión tras dos años de abultadas pérdidas
josef ajram, day trader, trading,

El famoso trader, escritor y deportista Josef Ajram abandona la gestión de su sicav dos años y medio después de lanzarla. La presión por los malos resultados cosechados ha sido el detonante.

El propio Ajram ha pedido la baja voluntaria alegando motivos personales a Link Securities, firma para la que trabajaba. Link tenía el mandato de gestionar la sicav Ajram Capital, aunque la sicav está alojada en la gestora Gesconsult. Según Rufino Gallego, director general de Link, Ajram comunicó su decisión el martes, y la sociedad de valores ya ha puesto a un equipo interno de gestores al frente de la misma.

Según confirma el propio Ajram a Bolsamanía, a partir de ahora se dedicará de pleno al trading con su patrimonio personal, actividad a la que se ha dedicado durante los últimos 16 años.

Aunque no sabe cuándo, Gallego afirma que la sicav cambiará de nombre y de política de inversión, para dejar atrás la etapa de Ajram. Por el momento, están comunicando a los más de 500 inversores de la sicav la salida del famoso gestor e intentando apaciguar su ánimo tras dos años de abultadas pérdidas, con tal de frenar una posible desbandada y así convencerles de que esperen a la nueva hoja de ruta del equipo interno nombrado por Link.

MALOS RESULTADOS Y MUCHOS CHICHARROS EN CARTERA

Los malos resultados de la sicav desde 2017 han presionado este desenlace. Terminó el 2017 con una pérdida del -11% (frente a un +7,5% del Ibex 35), y en 2018 cae un -17,5%. Hace año y medio, tenía 829 clientes, y ahora tan solo le quedan 505 inversores, con 4,5 millones de euros en activos bajo gestión.

Entre sus inversiones más polémicas, están valores como DIA, Duro Felguera, Abengoa o Pharma Mar. En DIA, Ajram ha estado invertido hasta hace pocos días. A principios de octubre vendió la posición, aunque la mantuvo con un peso cercano al 4,5% en cartera de junio a septiembre, aun con el batacazo bursátil de verano por medio. En Abengoa ahora tampoco estaba, pero sí en junio.

En lo que respecta a Duro Felguera, la posición que asumió al acudir a la ampliación de capital se vio afectada por la fuerte bajada de la acción tras publicarse sus últimos resultados, donde la compañía anunció unas pérdidas de 54 millones. No tuvo la posibilidad de deshacer la posición antes del enorme gap que dejó tras la publicación de los resultados, relataba el gestor en su último informe mensual, en septiembre.

Todo este tipo de valores son conocidos en mercado como chicharros, empresas pequeñas y de baja calidad que entran en pérdidas con relativa frecuencia. Aunque ocasionalmente pueden protagonizar subidas meteóricas, su tendencia suele ser bajista durante muchos años consecutivos. Algunas de ellas están en serios aprietos o al borde del concurso de acreedores.