El calvario de los clientes de Ajram: pillados en DIA, Duro Felguera o Abengoa

Su sicav atesora un -17,5% de rentabilidad desde su nacimiento

  • Su gran capitalización es Telefónica... y también está en tendencia bajista
josef ajram, day trader, trading,
Josef Ajram, trader, deportista y escritor

Empresario, escritor, conferenciante, deportista, trader y gestor. Todo esto es Josef Ajram, famoso por haber ganado mucho dinero en el 11S gracias a la operaciones intradía con tan solo 23 años. Sin embargo, los clientes de su sicav llevan penando desde 2017, con abultadas pérdidas producidas en gran parte por su -discutible- gusto por los chicharros en bolsa: DIA, Duro Felguera o Abengoa son solo algunos de ellos.

La sicav Ajram Capital está gestionada por Gesconsult, aunque Link Securities tiene delegada la gestión. Nació con mucha fuerza allá por mayo de 2016, cuando cerró su primer ejercicio -del que únicamente gestionó dos tercios- con una rentabilidad del 9,3%. Esto le llevó a marcar un máximo de patrimonio en abril de 2017, cuando la sicav alcanzó los 11,3 millones de euros. Desde entonces, todo ha ido a peor.

Ajram terminó el 2017 con una pérdida del -11% (frente a un +7,5% del Ibex 35), y en 2018 cae un -17,5% (ante el -10,6% del Ibex). Su sicav, en horas bajas, ha sufrido una estampida de clientes: tiene 505 inversores, frente a los 829 clientes de mayo de 2017. Y su patrimonio ha bajado hasta los 4,5 millones.

Pero, ¿por qué abandonan los inversores al famoso y televisivo trader? Sus malos resultados se deben en parte a sus fuertes apuestas por los chicharros en bolsa. Invierte en muchas compañías españolas en clara tendencia bajista y con fuerte volatilidad, algunas de ellas en serios aprietos o al borde del concurso de acreedores. Y, además, les asigna un elevado peso en la sicav, que se ve arrastrada por nombres como DIA, Duro Felguera o Abengoa, entre otros.

LOS MUCHOS CHICHARROS DE AJRAM: DIA, DURO FELGUERA, ABENGOA…

Para quien confiara sus ahorros a Ajram desde el minuto cero de la sicav, su rentabilidad acumulada desde entonces es del -17,5%. Es decir, si un inversor hubiera invertido 1.000 euros en Ajram Capital en su nacimiento, hoy tendría 825 euros.

Entre sus principales posiciones alcistas, hay valores muy golpeados del parqué español: DIA (que supone un 4,33% de la sicav), Pharma Mar (3,40%) o Duro Felguera (2,15%), según la última ficha mensual del producto en septiembre. De hecho, es uno de las mayores inversores en la distribuidora de alimentos, que el lunes se desplomó un 42% y el martes, otro 8,8%. A pesar de la gran caída de DIA en verano -con falsos rumores de OPA incluidos-, su inversión en ella se ha mantenido desde junio. No obstante, el propio Ajram ha confirmado a Bolsamanía que en los primeros días de octubre vendió DIA, por lo que se ha salvado de su gran caída de esta semana, aunque no de la de verano.

La definición típica de chicharro en bolsa es la de aquella empresa que es pequeña y de baja calidad, y que entra en pérdidas con relativa frecuencia. Aunque ocasionalmente pueden protagonizar subidas meteóricas, su tendencia suele ser bajista durante muchos años consecutivos. En junio, por ejemplo, incluso tenía un 1,2% en Abengoa. Hoy, su gran capitalizada es Telefónica (5,29%), pero la compañía presidida por Álvarez-Pallete también atraviesa una mala racha muy prolongada.

De las 12 principales acciones de Ajram, ocho de ellas se encuentran en una clara tendencia bajista en bolsa. Tres se mueven lateralmente y solo una está en tendencia alcista, Renta Corporación. Además, su gran apuesta bajista en estos momentos, Red Eléctrica (9,7%), es precisamente de las eléctricas españolas la que menos está cayendo, por lo que tampoco le está ayudando esta decisión. De una forma u otra, el trader y gestor está pillado.

En septiembre, reconoce Ajram, la sicav ha llegado a su máximo de liquidez desde que desarrolla la gestión de los diferentes productos de los que es responsable, en torno al 40%. Con los nuevos retrocesos del parqué español, ¿aprovechará el gestor para comprar buenas compañías o seguirá decantándose por los chicharros?